La campaña de los grandes municipios

  • La pelea del PP y el PSOE en Sevilla se librará entre las mayores bolsas de votos.

El PP arrancó ayer en Sevilla la carrera por la Junta de Andalucía con casi 300 actos a sus espaldas en 62 de los 105 municipios de la provincia y con el convencimiento de que ya ha hecho sus deberes. A los populares les interesa mantener una campaña de perfil bajo, sin ruido, sin molestias para nadie. "De eso ya se ha encargado el enemigo", apuntan algunos en el partido en clara alusión al escándalo de los ERE y las ayudas de la Junta de Andalucía.

En el lado contrario, el PSOE, también sin estruendos, busca puerta a puerta a las familias a las que el PP les ha dado soluciones en su particular gira provincial para explicarles, con sus palabras, cómo les afectará la reforma electoral del Gobierno de Rajoy. Manuel Gracia, el presidente de la gestora del PSOE de Sevilla, está centrando su actividad en reunirse con los sindicatos y las organizaciones agrarias. El objetivo es amarrar el voto rural y también el de la mujer, haciendo bandera de la igualdad, política con copyright socialista. Y así discurrirán en Sevilla los próximos quince días.

La campaña electoral, una vez más, es una cuestión bipartidista. Los populares confían en afianzar los resultados de las últimas elecciones generales del 20 de noviembre, las más cercanas en el tiempo, en las que consiguió romper su techo de cristal en la provincia e imponerse en 17 municipios. En ocho de ellos, además, se experimentó una evolución con respecto a los comicios municipales del 22 de mayo, siendo paradigmático el caso de Los Palacios, tradicional feudo socialista donde IU ganó en las municipales y el PP se hizo con la victoria en las generales.

De hecho, la clave está en estos grandes municipios del área metropolitana donde los partidos tienen margen para arrancar grandes bolsas de votos capaces de inclinar la balanza hacia la derecha o la izquierda, sobre todo Dos Hermanas y Alcalá de Guadaíra. 

En noviembre, el PSOE salvó los muebles pero bajó en todos los municipios. Por ejemplo, en la localidad nazarena pasó de ganar por  20.000 votos al PP a hacerlo por sólo 3.000. En Alcalá de Guadaíra, otro feudo socialista, el PSOE retrocedió en las generales más de 20 puntos. Claves serán también Los Palacios y Lebrija, Carmona, Écija, Utrera, Las Cabezas de San Juan, Estepa, Marchena, Osuna y La Rinconada donde, por ejemplo, el PP avanza con velocidad y el PSOE retrocede claramente.

Los socialistas centrarán sus esfuerzos en los próximos días en una veintena de municipios, incluida la capital, donde se ha ido desangrando hasta perder casi 20.000 votos. Según sus cuentas, para hacerse sin problemas con la victoria el PSOE en Sevilla debería  conseguir 89.000 votos más que el pasado 20 de noviembre. Y, algo más, evitar un trasvase a otros partidos, como UPyD, que en las pasadas generales cosechó 58.246 votos, más del doble que los andalucistas, que tienen muy difícil volver al Parlamento.

Izquierda Unida, en los últimos comicios del 20-N, también recibió votos de socialistas descontentos. Sevilla consiguió colocar a su cabeza de lista en el Congreso de los Diputados después de ocho años. Si se cumplen las encuestas, el avance de Juan Manuel Sánchez Gordillo también se producirá en la provincia.

En la capital, donde la mayoría absoluta del PP es incontestable, es más difícil conseguir un desequilibrio. Juan Ignacio Zoido, cabeza de lista del PP, aplicará de nuevo la receta que hizo posible el cambio sevillano y multiplicará por mil su agenda consciente de que, a pesar de las encuestas, la guardia nunca debe bajarse.

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios