El alcalde se aferra a la Gran Vía

  • "Ya he dicho veinte veces que no me voy a ir del Ayuntamiento", insiste, confiado en que el Constitucional le permitirá ser regidor y parlamentario · Los meses que quedan por delante son un campo de minas.

Comentarios 2

COMO si Sabina lo cantara, "pero sin prisas… que a las misas de réquiem nunca fui aficionado, que el traje de madera que estrenaré no está siquiera plantado". Sus enemigos íntimos lo consideran ya un cadáver político y el fiasco del PP en las autonómicas parece abocar a la encrucijada al mandatario de la Gran Vía, al que oficiosamente le aguardaba un retiro dorado como presidente del Puerto o del Parlamento andaluz en caso de que a Arenas no se le hubieran cerrado las puertas del paraíso. Los meses que quedan por delante son un campo de minas, pero Pedro Rodríguez se aferrará a la Alcaldía que lleva ostentando más de 17 años en la capital onubense. "Ya he dicho veinte veces que no me voy a ir del Ayuntamiento. Por más que lo repitan -espetó ayer en rueda de prensa- no se va a convertir en verdad. Seguiré siendo alcalde".

El hecho de que tanto Rodríguez como los regidores de Lepe y Valverde, Manuel Andrés González y Loles López, respectivamente, hayan entrado en el reparto de escaños del 25-M, abre el interrogante ligado a la incompatibilidad de cargos que fijó el PSOE -con el voto de IU- con la modificación de la Ley electoral. El alcalde de Huelva aseguró ayer que la triada onubense tomará posesión de sus cargos autonómicos porque el PP "tiene recurrida esa incompatibilidad ante el Tribunal Constitucional [resolución que tardará unos cinco meses, suspendiendo cautelarmente esa modificación] y ya el Consejo de Estado ha demostrado la inconstitucionalidad de esa Ley. Por eso estamos convencidos de que el fallo nos dará la razón y podremos ser alcaldes y diputados andaluces, ya que los alcaldes somos los que mejor conocemos la realidad social, económica y cultural de este territorio". ¿Qué haría Rodríguez en caso de que el juez le obligara a elegir?, insistieron los periodistas. "Ya veremos cuando llegue el momento -despachó el dirigente popular-, pero ustedes saben que yo voy a ser alcalde".

El incienso de las encuestas fue como una maldición en la sede de El Punto (y la reforma laboral, letal) y todo tendrá su concatenación en la casa de la Gran Vía, donde el PSOE ya había vaticinado una desbandada de concejales en caso de que el PP se hiciera con el mando de la Junta. Los izquierdistas hablan ya de "la muerte del periquismo". Después de que en la noche electoral, el alcalde saliera a la palestra diciendo que IU "es como los medicamentos genéricos, que salen buenos pero son más baratos", el portavoz de la federación en el Ayuntamiento, Pedro Jiménez, apostilló en declaraciones a los periodistas que "el populismo de Rodri ha llegado al final de un ciclo y el alcalde se debate ahora entre seguir al frente de un Ayuntamiento arruinado y en quiebra, como un cadaver político, o pasar sus días en un banco de la oposición en el Parlamento".

El regidor defiende el tirón que sigue teniendo en la capital en los 5.000 votos de ventaja que el domingo le sacó a los socialistas y en que es la primera vez en la historia de esta etapa democrática que el PP vence en unos comicios autonómicos. "Los onubenses que sabían que yo me presentaba, me han votado", recalcó.

Se desbrava el debate sucesorio que estaba gravitando en el Consistorio onubense, si bien no queda mucho margen para que un delfín se prodigue de cara a las municipales de 2015. El PP tendrá que afinar su estrategia si quiere combatir la alternativa que se forja, el socialista Gabriel Cruz, que podría marcar un hito tras 20 años de hegemonía popular. Hasta la fecha, para el relevo de Pedro Rodríguez han sonado nombres como Juani Carrillo, Francisco Moro o Juan Carlos Adame, llamados a tomar las riendas del Ayuntamiento si el alcalde dejara el mandato in media res.

Más claro está el caso del presidente provincial del PP y regidor de Lepe, aunque también en la órbita oficiosa. Manuel Andrés González volvió a arrasar en su localidad el 25-M, cosechando más del doble de votos que el PSOE. Se da por hecho que el dirigente popular saltará al podio regional del partido y que, de hecho, tenía asignada una Consejería en caso de que la victoria de Arenas hubiera alcanzado los 55 escaños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios