Valderas: "Esta batalla es entre IU y el PP"

  • Llama a la rebeldía para impedir que Arenas tenga un cheque en blanco · En juego está la llave de "un cambio por la izquierda"

Comentarios 4

En las intermitencias de las encuestas, Valderas ha visto la llave de San Telmo. La "derecha" no pasará si de IU depende. El bollullero ha dicho por activa y por pasiva que en Andalucía no ocurrirá lo que en Extremadura y, pese a que el 50% de su munición en estas dos semanas ha disparado al PSOE, sobre los rescoldos de este 25-M planea un pacto progresista en caso de que el PP no amarre una mayoría absoluta. Un alianza por la que los griñanistas, en su caso, tendrían que pagar un peaje de condicionantes.

A nivel interno, las estrategias de la formación están condicionadas en parte a que, independientemente del resultado del domingo, a finales de año IU deberá elegir nuevo coordinador y Valderas no repetirá al consumir los 12 años reglamentarios. "Cuando llegue la hora, seré el mejor gregario del nuevo equipo que dirija esta fuerza política", apuntaba ayer en un desayuno con periodistas. El líder federal, Cayo Lara, le acompañó en esta última jornada en Huelva, terminando en un mitin en la Plaza de La Merced de la capital al que acudieron unas 600 personas. "Hay diez diputados en juego -avisó el candidato- y esta batalla es entre IU y el PP. Ellos lo saben, y nos han hecho pasar un calvario para conseguir recursos para esta campaña".

Crisis, paro y corrupción se conjuran este domingo a favor de una IU que puede tener un rol decisivo en las políticas del Parlamento. El remate corresponde al rechazo social que pueda manifestarse en las urnas contra las medidas gubernamentales, en lo que los izquierdistas, desde su lema Rebélate, promueven como una suerte de "moción de censura" de los andaluces a Rajoy. "No podemos darle un cheque en blanco a Javier Arenas", recalcó Cayo Lara. "No permitiremos que gobierne la derecha en Andalucía y que nuestra tierra caiga en manos de los mercados".

IU se vuelca en la huelga general y pide que trabajadores y sindicatos hagan lo propio el 25-M en su favor. "Sería muy duro que las propias víctimas votaran a sus verdugos", aclamaba ayer Valderas. El otro granero para apuntalar el crecimiento de escaños está en el voto del desencanto socialista, si no lo enturbia una atomización del electorado. Es por ello que el líder federal de la organización dirigió sus últimos cartuchos a movilizar a esa Andalucía "todavía indecisa", que en la órbita de la izquierda, según los datos internos, se mueve en una horquilla del 14 al 20%.

Valderas arrancó la campaña en la Casa Colón de Huelva alertando de que no habría "paz para los malvados". Ocho mil kilómetros y 80 actos después, su cortejo a los andaluces cierra el ciclo como aquel anuncio publicitario de La chispa de la vida: "Vamos a crear felicidad en Andalucía. Esa felicidad que necesitan los hombres y mujeres de nuestra tierra frente a los miserables que han engañado tantas veces al pueblo. Acabaremos con el bipartidismo".

Tras una campaña que califica "de diez", el candidato de IU a la Presidencia de la Junta ha ganado "fuerzas e ilusión" en este sprint final, confiando en sus opciones para "abrir un nuevo tiempo político. Podemos conseguirlo y vamos a conseguirlo -enfatizó-. Está al alcance de nuestra mano, porque nosotros no nos dejamos atrapar por la metamorfosis política que lleva a la traición. Somos la alternativa que no se doblega. El bipartidismo es corrupto".

El candidato presentó ayer la propuesta de "un gran código ético" para "acabar con quienes no respetan la vida pública ni lo público". La medida se complementaría con un Observatorio de Ética Política, comisiones de investigación "sin veto" ni límite; una ley de participación institucional y otra de transparencia y acceso a la información en las administraciones. IU apuesta, además, por una Cámara de Cuentas con poder suficiente para convertirse en "el control antidoping" de la corrupción en el terreno público.

Etiquetas

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios