Rubalcaba pide que no se dé al PP "la llave" de escuelas y hospitales

  • El líder socialista felicita a Griñán por gobernar la crisis desde la izquierda frente al "ajuste de cuentas" del PP al Estado de bienestar · El candidato del PSOE asegura que se puede avanzar sin recortes

Comentarios 21

Lo importante en las campañas electorales, como en tantas cosas en la vida, no es cómo se empieza, sino cómo se termina. Y ayer, tras 15 días en los que ha recorrido más de 5.000 kilómetros de Andalucía celebrando más de medio centenar de pequeños y medianos encuentros sectoriales y mítines exprés, en los que en ocasiones había apenas 50 personas, José Antonio Griñán acabó su campaña volviendo a los clásicos. Al clásico mitin multitudinario y a los clásicos de su partido, con sendos actos masivos en Córdoba y Sevilla con Alfredo Pérez Rubalcaba y Felipe González. Los líderes socialistas de hoy y de ayer insuflaron optimismo a su candidato de cara a las elecciones de mañana, presumieron de los logros del partido en sus 30 años y arremetieron contra los recortes de la derecha. Porque la derecha, y no el PP, fue la mención más repetida en todas las intervenciones ante las más de 3.000 personas que llenaron el polideportivo Fátima de Córdoba, una cifra similar a la registrada en el polideportivo Alcosa de Sevilla, con apagón incluido durante minutos.

Rubalcaba trasladó a los socialistas andaluces el "apoyo, cariño y admiración" de sus compañeros del resto de España y destacó el "orgullo" que siente el PSOE "por lo que hemos hecho en estos 30 años". "Quién lo iba a decir, que el cortijo de la derecha iba a acabar siendo una comunidad de primera, orgullosa de serlo, que no quiere privilegios ni menosprecios", proclamó. El secretario general socialista pidió a los andaluces que no le den las "llaves" de lo conseguido a una derecha "que piensa y dice que sois holgazanes, un pueblo perezoso". "No les déis las llaves de vuestras escuelas, no lo hagáis, porque no creen en la escuela pública. No les déis las llaves de vuestros hospitales, se las entregarán a aquellos que quieren hacer negocio con ellos. No les déis las llaves de vuestros parques naturales, porque sólo quieren hacer allí edificios", pidió Rubalcaba.

El líder del PSOE, que tuvo que parar en dos ocasiones durante su intervención por problemas de sonido, afirmó que Javier Arenas "no es distinto de Cospedal, de Feijóo, no es distinto de Rajoy", y felicitó a Griñán "por gobernar la crisis desde la izquierda" frente al "ajuste de cuentas" al Estado de bienestar de la derecha. También se refirió al copago. "Es un impuesto a los enfermos. Prefiero que vaya mil veces al médico alguien que no está malo a que alguien que lo esté tenga que dejar de ir porque no puede pagarlo".

Luego llegó el turno de Felipe González - "alguien nuevo, que se estrena en un mitin", le presentó Rubalcaba-, que levantó al público de sus asientos.

El ex presidente hizo una de las varias menciones a la corrupción que se hicieron, aunque para atacar al PP: "Sí, a nosotros nos salen algunos corruptos. En el PP a veces salen algunos honrados". "No quiero que Andalucía entre en la rueda, en la trituradora del conservadurismo que nos va a meter en la crisis diez años. Quiero que la resistencia, con una oferta alternativa, se produzca aquí, en mi tierra", gritó al auditorio.

González arremetió varias veces contra Angela Merkel por la política que está imponiendo en Europa. Y si bien subrayó que "hay que trabajar más y mejor", negó que haya dos salidas a la crisis y sostuvo que la derecha no tiene ninguna respuesta válida para salir de la recesión, sino para desmantelar el Estado de bienestar. González provocó las risas del auditorio al vaticinar que Javier Arenas "volverá a ser candidato el lunes". "¿Qué otra cosa puede hacer?", preguntó.

José Antonio Griñán, interrumpido varias veces por los gritos de apoyo, citó a todos los presidentes socialistas de Andalucía -a excepción de Rodríguez de la Borbolla-, de los que se declaró orgulloso, y aseguró que la derecha "se aprovecha de la crisis para imponer su ideología reaccionaria y conservadora". "Se puede salir de la crisis de otra manera, sin recortar derechos, sin retroceder. El cambio es seguir avanzando, con el orgullo de lo que hemos hecho, con el inconformismo de lo que queda por hacer, desde la humildad de reconocer los errores y desde el coraje de echar de nuestras filas al que haya incurrido en la corrupción", proclamó el candidato socialista en referencia al escándalo de los ERE, que ha marcado esta campaña. En Sevilla, añadió que no parararán "hasta que los corruptos devuelvan lo que se han llevado".

Griñán se mostró convencido de la victoria y pidió al PP que deje de preocuparse de que los socialistas ganen las elecciones en Andalucía y analicen por qué ellos no. "Es porque para nosotros Andalucía es única y para ellos es una más y no de las mejores", cerró.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios