Málaga

Rebajar la euforia tras la derrota

  • Algunas voces en el PSOE insisten en la necesidad de analizar en su justa medida los resultados del 25-M y hacer autocrítica · La formación dirigida por Heredia ha perdido en Málaga las últimas cuatro elecciones

 La euforia con la que el PSOE de Málaga celebró en la noche del domingo la derrota sufrida en las elecciones autonómicas contrasta con la realidad implacable que haber perdido consecutivamente cuatro elecciones en la provincia. La formación liderada por Miguel Ángel Heredia ha ocupado el segundo escalafón en número de votos en las autonómicas de 2008, las municipales de mayo de 2011, las  generales del pasado mes de noviembre y las autonómicas de este fin de semana.

A pesar de esta secuencia, la dirección provincial se mostró entusiasmada al ver cómo los peores presagios no se cumplían, al ver que mantenía intactos los siete parlamentarios. Y ello a pesar de que las urnas recogían 7.000 votos menos que en las generales de noviembre y 109.000 menos que en las regionales de hace cuatro años. Bien es cierto que el dato mejoraba lo obtenido en las municipales, cuando los socialistas apenas consiguieron 184.664 votos.

La contestación por parte del sector crítico ha sido hasta el momento nula, lo que no evita que haya algunas voces que insisten en la necesidad de reclamar "autocrítica" y "reflexión". José Asenjo, quien fuera secretario general del PSOE en Málaga, destaca que los resultados del pasado domingo son buenos "en la medida en que se ha frenado la mayoría absoluta del PP", pero abogó por "ver los números, los votos que se han perdido, con satisfacción pero sin dejar de ver las partes negativas que también tienen". "El PP ha bajado pero el PSOE, resistiendo, no ha logrado unos resultados como para considerar que no tiene por qué hacer análisis o autocrítica", añadió.

"Es lógico que la dirección haga un análisis autosatisfactorio, pero de cara al futuro no se puede olvidar que tras la satisfacción de impedir la mayoría absoluta del PP hay retos importantes, de cambio, de modernización, de adecuación a la realidad", apostilló. En la misma línea se pronunció Enrique Linde, actual presidente de la Autoridad Portuaria. "Es para estar contentos pero no satisfechos", manifestó. Para Linde, lo ocurrido el pasado domingo fue salvar una situación "muy difícil" para el PSOE, al punto de asegurar que ver cómo el PP no alcanzaba la mayoría absoluta "es la mayor alegría electoral que he recibido". No obstante, precisó: "Esa alegría no puede ocultar que hay que pretender en el futuro no quedarnos donde estamos".

El que más explícito fue en sus apreciaciones es el número dos del grupo municipal socialista en la Casona del Parque, Carlos Hernández Pezzi. "Hay que hacer una autocrítica sobre por qué hemos estado en este estrés y ello implica reflexión sobre las prácticas políticas, la ética política, la gestión del último periodo y la necesidad de revisar con lupa los nombramientos...", afirmó.

Para el edil, es necesario "enfriar esta euforia, que es comprensible, pero que no debe durar más que unos minutos". "No se puede decir que cambia el ciclo por tener unos resultados mejores de los esperados", añadió. Asimismo, confió en que la dirección provincial y regional asuman "un proceso de corrección de errores, de crítica interna, de vuelta a las transparencia y de repensar la etapa que viene". "Los líderes del partido no se pueden dejar nublar por los resultados", insistió.

Un mensaje que no parece estar impreso en el análisis que los máximos responsables del partido hacen de la cita autonómica. El secretario de Organización de la formación, Francisco Conejo, consideró que el respaldo logrado supone un cambio de tendencia en dos puntos débiles de los socialistas: el litoral y los grandes núcleos urbanos. Y ello a pesar de que en ninguno de estos feudos el PSOE fue el partido más votado. A pesar de la caída de ocho puntos en los resultados, tanto el número dos de la organización como Heredia se mostraron satisfechos, a pesar de lo cual añadieron: "Como inconformistas que somos, seremos autocríticos y veremos estas elecciones como una oportunidad de futuro". Ambos dijeron reconocer las debilidades del partido. "Lo reconocemos y tenemos que poner soluciones y estrategias", apuntaron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios