"Queremos soluciones y no subvenciones"

  • Profesionales de diversos sectores de la sociedad almeriense reivindican que se modernice la gestión de la Administración

Comentarios 2

LOS números cantan. Almería es la provincia andaluza con mayor renta per capita, y la única en buena posición dentro de la comparativa nacional. Hace treinta años era la que tenía las mayores dificultades para prosperar, por aislamiento en las comunicaciones y por falta de equipamientos, pero ha demostrado mayor espíritu emprendedor y competitivo. Eso no significa que viva en el mejor de los mundos posibles. Existe un gran temor a la competencia que ya está sufriendo su sector agrícola por parte de empresas multinacionales instaladas en Marruecos, América Latina o Asia. Hemos conversado con almerienses muy diversos entre sí, y coinciden en proponerle a los partidos políticos que se preocupen mucho más de los retos trascendentales a los que estamos abocados en una sociedad globalizada.

transparencia, María José Señorans, turismo rural.

Andalucía necesita preservar su inmenso patrimonio natural sin interferencias urbanísticas, haciendo de esta región un paraíso para un turismo alternativo al de sol y playa. Necesita un organismo público capaz de atender las necesidades de financiación de pymes y autonómos que apuesten por la innovación, por la creación y el desarrollo de nuevos modelos productivos sin depender de los vaivenes de la banca privada. Andalucía necesita más educación, más conciencia ciudadana. Andalucía necesita más transparencia, poder saber en qué se invierten los fondos europeos, con qué criterio, y un concurso ciudadano para potenciar áreas absolutamente olvidadas ".

burocracia, Luis Berenguel, empresario hortofrutícola.

"Quite lastre burocrático en la actividad económica. La Administración autonómica tiene que facilitar y no ralentizar la modernización del tejido productivo y poder competir en un contexto internacional muy complicado, en el que hay acuerdos europeos con terceros países que nos condicionan. La solución no es bajar los salarios".

sin subvenciones, Rodrigo Soler, 46 años, gestiona la empresa Agrupa Pulpí, productora sobre todo de lechuga, brócoli, melón y sandía.

"La prioridad es combatir el paro. Pero en localidades como Pulpí hay trabajo en la agricultura, hemos generado riqueza sin subvenciones, todo con trabajo y más trabajo. Sin embargo, entre el 60 y el 70% de nuestros trabajadores son extranjeros, porque muchos vecinos de la comarca no quieren trabajar en el campo. Y si hay tanto paro y tanta falta de trabajo, habrá que cambiar algunas cosas para que la población andaluza tenga más movilidad y se meta a las faenas del campo, en lugar de evitarlas. Es muy importante replantear la estrategia competitiva del campo almeriense, y del campo andaluz, porque cada vez estamos notando más cómo nos quitan cuota de mercado los productos que llegan de China y de otros países emergentes, donde la mano de obra es diez veces más barata que aquí. De seguir esta dinámica, nos van a dejar fuera de la competencia".

"Nosotros hemos alcanzado una alta calidad, estamos sometidos constantemente a controles y requisitos por parte de la Administración, y es bueno que así sea. Por ejemplo, ya casi no podemos utilizar pesticidas. Pero, ¿en países de África y Asia son iguales los controles? Nos dicen que sí, pero yo no me lo creo".

Rodrigo Soler hace suyo el sentir de muchos almerienses. "Estamos hartos de ver cómo la mayoría nos dedicamos a trabajar mucho, para que cuatro se lo lleven por la cara aprovechando nuestro esfuerzo".

integración, Juan Miralles, presidente de Almería Acoge

"Considero crucial un compromiso de todos los partidos para atajar el peligro de la exclusión social de muchas personas, sea cual sea su nacionalidad y su situación administrativa. Altas tasas de exclusión social en algunos barrios, como los que conocemos bien en la provincia de Almería, son, además, una amenaza para la convivencia. Hay que reforzar los servicios públicos y contar con el movimiento vecinal y asociativo. La crisis no puede ser una excusa para abandonar los trabajos contra la exclusión".

otra economÍa, César Maldonado, cantautor

La crisis ya le impide vivir solamente de la música, "sigo mi carrera pero también trabajo en una empresa de biodiésel en Níjar". A su juicio, "hay que aplicar políticas económicas en dirección contraria a lo que se está haciendo en los últimos años. Más apoyo al trabajador y menos despidos baratos. En la vertiente cultural, exijo a los ayuntamientos cambiar la política de combatir la capacidad de los locales privados para organizar conciertos. Hay buenos locales en capitales andaluzas, con insonorización, que están siendo cerrados y multados por la presión vecinal. Si esos locales pueden desarrollar una programación estable de conciertos, muchos artistas pueden seguir viviendo de la música".

primar la eficacia, Pedro Raya, empresario

Está sobresaliendo su empresa Breca Health Care, crean prótesis sanitarias mediante alta tecnología. Un ejemplo de empresa creada en plena crisis cuyos resultados son al alza. "Somos cinco personas como equipo multidisciplinar: un economista, dos ingenieros, un médico y un diseñador gráfico, todos aportando muchas ideas. Mi propuesta es transformar el sistema de retribuciones para primar el rendimiento y la eficacia. La igualdad no puede ser concebida para desalentar el esfuerzo y la eficiencia. Por eso, propongo que se pague más al médico que resuelva más casos de pacientes, al funcionario que soluciona más asuntos mediante tramitaciones, y así en otros ámbitos profesionales".

ecología urbana, Arturo Martínez, 35 años, ha creado una empresa de mensajería en bici.

"Propongo un cambio en la ciudad para favorecer la habitabilidad y el disfrute de la misma. Una ciudad para el peatón, el transporte publico y la bicicleta. Un lugar donde el turista no diga que falta civismo. Una ciudad sin basura ni papeles por cualquier rincón, con parques en el centro y no que para pasear se tenga que ir en coche".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios