Pizarro, con el CIS por montera, apela al espíritu de la remontada

  • El candidato del PSOE por Cádiz se agarra a las encuestas y a lo ocurrido en 1994 y 1996

Comentarios 2

 Cuando las matemáticas se aplican al terreno de las sensaciones, lo objetivo se transforma, inevitablemente, en subjetivo. Fruto de esa subjetividad, las cuentas de Luis Pizarro siguen pasando por un buen despertar el día 26. Transformado en el Xavi del PSOE, el socialista gaditano lo tiene claro: "Hay partido, la liga no ha acabado". Fueron sus palabras de ayer en la sede de San Antonio, donde además el veterano político que aspira a seguir en Sevilla como parlamentario por Cádiz, apeló de nuevo al espíritu de las remontadas, en este caso políticas, de los años 1994 y 1996, "donde las encuestas también daban como ganador al PP y a Javier Arenas y en los dos casos acabaron perdiendo". No hay dos sin tres, pensará Pizarro.

Ayer, con la encuesta del CIS por montera, el socialista insistió en que huele a recuperación, en que las políticas de recortes fruto de la reforma laboral está pasando factura a los populares en Andalucía "que ya se están poniendo nerviosos".

Esa encuesta, conocida hace pocos días, da alas a un PSOE que vuelve a verse con opciones. Sólo están a siete puntos del PP en intención de voto, "mucha menos distancia que la que hubo el 20-N", dijo ayer Pizarro. Pero, además, explicó, lo fundamental para terminar de dar la vuelta a los sondeos "que desde el principio han dado la victoria al PP" es lograr aglutinar "ese voto socialista que en las generales se fue al PP, a IU o simplemente se quedó en su casa". Supone, según Pizarro, un 23% de votantes, crucial para lograr el objetivo. 

También quedó ayer claro que, pese a que a estas alturas el objetivo siempre es ganar y gobernar en solitario, las cuentas de esas mismas encuestas apuntan a que, si el PP no logra la mayoría absoluta, tal vez el PSOE necesite de alguien para gobernar. Y ahí aparecería IU, o UPyD o incluso el PA. Luis Pizarro explicó ayer que "el problema que tenemos es que la derecha está muy cohesionada y la izquierda está más fragmentada, hay más competencia". Y por eso mismo, el cabeza de lista del PSOE por Cádiz consideró lógico que IU en la provincia intente captar más votos a costa del castigo a los socialistas.  "No voy a descalificarlos porque tienen que jugar su papel", dijo el socialista, que añadió que antes del 25-M no va a hacer componendas de posibles pactos. "Después se buscarán las alianzas que haya que buscar".

Eso sí, se animó a vaticinar que con el "cambio positivo" que el PSOE atisba tras los resultados del CIS, a partir de ahora se producirá una campaña "muy sucia, a lo que nos tiene acostumbrados Javier Arenas, a embarrar y ensuciar en campaña porque así cree que podrá ganar".

La agenda no para y, hoy en Chiclana, llega uno de los platos fuerte de la campaña en cuanto al PSOE se refiere: la visita de Alfredo Pérez Rubalcaba. A partir de las 12:30 horas de hoy, el secretario general socialista participará en un acto público en los salones Pico de Oro. Intervendrán Francisco González Cabaña, Rocío Arrabal, Luis Pizarro y el propio Alfredo Pérez Rubalcaba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios