El PSOE se reivindica y se abre un interrogante sobre los alcaldes del PP

  • IU advierte desde la provincia de Diego Valderas que el PSOE debe "desterrar a los corruptos y depurar responsabilidades"

Día después en el Conquero, lugar de la sede socialista onubense. El PSOE reivindica su gesta local, haber recuperado el cetro de Huelva en las elecciones autonómicas después de haberlo perdido en las generales. Todo son sonrisas, a pesar de haber registrado una nueva pérdida de votos que lo deja sin un escaño en el Parlamento y de haber ganado las elecciones en medio de una fuerte abstención que ha castigado al PSOE, pero también de forma notable al PP, y que ha beneficiado a Izquierda Unida, que recoge el voto del descontento socialista. La reforma laboral y la amenaza de recortes sociales hicieron el resto.

Con 101.000 apoyos en la noche del 25-M, el PSOE se ha dejado en la gatera 38.000 votos de las últimas elecciones autonómicas y 5.100 respecto a las generales. Recuperó algo del voto perdido el 20-N en puntos clave y cayó menos que otras provincias andaluzas, aunque también vio victorias populares en los boyantes municipios costeros. El resultado final lo dejó como ganador con el 43,39% de los sufragios frente al 38,64% del PP. El primero caía 9 puntos respecto a las anteriores autonómicas, el segundo subía 3,4 y ambos perdían apoyos respecto a los resultados de las elecciones generales. No fue suficiente para que los populares se hicieran con la segunda victoria de la historia democrática en una provincia de profunda tradición socialista.

Huelva se convertía así en una de las tres provincias andaluzas que han resistido la marea azul dando la victoria en votos al puño y la rosa. Así, no sólo se refuerza el papel de Huelva como bastión socialista, sino también el del secretario provincial (y portavoz parlamentario socialista), Mario Jiménez, que contrarresta la imagen transmitida tras el congreso nacional del partido, cuando apoyó a Carme Chacón frente a Alfredo Pérez Rubalcaba. Ahora, Jiménez negociará con IU el futuro del gobierno autonómico.

Sobre esa negociación lanzaban ayer algunas advertencias los auténticos ganadores de las elecciones, los miembros de Izquierda Unida. Con un aumento de 5.000 votos sobre las anteriores autonómicas y de hasta 7.000 respecto al 20-N, los izquierdistas onubenses amarraron el escaño de su líder andaluz, Diego Valderas, con un total de 25.510 apoyos en la noche del domingo. Para que esas papeletas avalen al PSOE, antes tendrá que "desterrar a los corruptos, a los que ha estado amparando" y "depurar responsabilidades", aseveró el coordinador provincial de IU, Pedro Jiménez.

En la sede popular de El Punto, menos sonrisas. Los de la gaviota han perdido casi 4.000 votos respecto a las andaluzas de 2008 y la sangría sube hasta 25.000 respecto a las elecciones generales del pasado noviembre. La campaña sin estridencias y volcada en dos propuestas principales, la autovía Huelva-Cádiz y la reapertura de la mina de Riotinto, no ha surtido el efecto esperado. Pero sobre todo, se abre un interrogante sobre el futuro político de los candidatos: ¿Qué pasará con los tres alcaldes que encabezan la lista popular por Huelva? El de la capital, Pedro Rodríguez, y el de Lepe, Manuel Andrés González (la tercera es la regidora de Valverde, Loles López) se mostraron ayer confiados en que prosperará el recurso aprobado por el Gobierno central contra la modificación de la Ley Electoral andaluza, que hace incompatibles los cargos de alcalde y parlamentario. Si no es así, se verían obligados a elegir entre ambos; Rodríguez, al frente del Ayuntamiento de Huelva desde el año 1995, aseveraba ayer que no dejaría de ser alcalde, contradiciendo una salida que se da oficiosamente por hecha desde hace meses.

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios