Griñán arremete contra la "agenda oculta" del PP

  • El candidato incrementa el ritmo de su campaña y dedica gran parte de su jornada a defender la aplicación de la Ley de Dependencia · Exige a Montoro que no "mienta"

Comentarios 16

En las campañas electorales hay días en los que no hace falta buscar símbolos. Los símbolos lo encuentran a uno. Ayer le ocurrió en Almería al candidato socialista, José Antonio Griñán, que recibió ánimos en su visita a la residencia de mayores Virgen de la Esperanza, charló sobre El Cid con uno de sus ancianos -el presidente andaluz piensa plantar batalla hasta el final e incluso más allá- y luego recorrió, vacía a las 11.30 de la mañana, la lonja pesquera almeriense. Con todo el pescado vendido, como la mayoría de las encuestas señalan que se encuentra una campaña en la que los populares partían con una enorme ventaja.

En Almería, uno de los mayores caladeros del PP, Griñán conversó con un pescador que revisaba sus redes sobre las artes tradicionales y modernas, que le contó cómo usan el radar "para saber exactamente el pescado que hay allá donde vamos". Sin artilugios que les indiquen la ubicación exacta de los votos, los socialistas aceleraron ayer su búsqueda con hasta cinco actos -tres en Almería y dos en las localidades granadinas de Baza y Armilla- en los que se volvió a hacer hincapié en los sectores más débiles de la sociedad y la Ley de Dependencia.

La jornada maratoniana comenzó con una visita -la segunda de esta campaña- a una residencia de mayores. Allí Griñán departió con los ancianos y se dieron varias anécdotas emotivas y graciosas. Mientras un catedrático retirado le dejó que leyera en voz alta sus preciosos poemas, una anciana fue menos lírica y bastante más directa. "Qué bien te hizo tu padre", le dijo, casi ruborizando al candidato. A lo que el presidente andaluz respondió socarrón: "Le preguntaré a mi madre. Confío en que se enterara, porque me llevó luego nueve meses".

Griñán recorrió los muelles pesqueros del puerto de Almería. Se subió a un barco, bromeó con los periodistas simulando que les lanzaba un jurel, y escuchó un rato a un veterano marinero que inspeccionaba sus redes mientras le hablaba de su oficio.

Luego llegó la hora de un mitin enfocado hacia la Dependencia en el Gran Hotel Almería. Ante algo menos de cien personas y representantes de colectivos de discapacitados, Griñán insistió en que Andalucía ha sido pionera en la aplicación de la Ley de Autonomía Personal y recordó que más de la mitad de las ayudas a domicilio que se han dado en España y una de cada tres personas reconocidas por la Ley pertenecen a la comunidad. "En Andalucía hemos creído en la Ley de Dependencia, hemos sido muy activos con ella, y no insumisos como otras comunidades", dijo tras subrayar que la norma ha ayudado a crear 50.000 empleos y ha impulsado el acceso de la mujer al mercado laboral. Griñán abogó por seguir haciendo "fuerte" la ley e incluso prometió la elaboración de una ley de servicios sociales con el concurso de ayuntamientos y diputaciones que haga efectiva una red de servicios sociales en la región.

El presidente de la Junta volvió a salir a la palestra para responder al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, quien en una entrevista con el Grupo Joly cifró en 3.000 millones de euros la deuda del Gobierno andaluz con proveedores. "Me duele profundamente cuando veo que en estas elecciones el Gobierno de España se dedica siempre a decir algo que pueda perjudicar a Andalucía. Algo además que no es verdad", manifestó.

Griñán exigió a Montoro que "diga la verdad" y admitió que la Junta tiene problemas de tesorería, pero "como todo el mundo". "¿Por qué no dice que Valencia tiene un problema de 2.500 millones con la mitad de nuestro presupuesto? ¿O que Castilla-La Mancha, con un presupuesto que es la quinta parte, tiene 3.500? ¿Y por qué se calla que Madrid ha mentido con los ingresos y tiene mil millones más de déficit?", proclamó Griñán, que pidió a Montoro que se dedique a otra cosa en lugar de hablar de las cuentas andaluzas y decir "medias verdades o mentiras absolutas".

En Baza, tras recorrer una carretera con restos de nieve y con al menos diez grados de diferencia térmica con la soleada Almería, el candidato del PSOE renovó sus críticas contra la "agenda oculta" del PP y volvió a defender su reordenación del sector público: "Nos decían que era para mantener a los enchufados, cuando en toda España los únicos enchufados son los parientes de los dirigentes del PP, que han encontrado un perfecto empleo. Dice Montoro que un ayuntamiento no es una oficina de colocación. Eso será salvo para sus parientes".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios