El AVE irrumpe en la campaña a última hora

  • El PSOE afirma que el Gobierno cambiará el trazado por Loja y discurrirá por una vía sin electrificar. El PP lo niega rotundamente

El último día de la campaña, el PSOE lanzó la bomba: el PP va a cambiar el trazado del AVE a su paso por Loja y lo deja en una única vía. Le quita a los granadinos el AVE de primera, en definitiva.

El último día de la campaña, el PP responde con  inmediatez: eso es rotundamente falso. El trazado  no se va a modificar, las inversiones se mantienen. Lo que dice el PSOE es falso, en definitiva.

Como son dos enunciados tan contradictorios, está claro que uno de ellos es incierto. Lo más justo es contar los argumentos y que cada cual saque sus conclusiones.

El aviso lo lanzó Teresa Jiménez, candidata al Parlamento de Andalucía. "El PP vuelve a relegar a Granada. Hoy hemos sabido que el Gobierno cambia el trazado por Loja y deja una única vía. Quieren quitarnos un AVE de primera después de que el gobierno socialista invirtiera más de 800 millones", dijo por la mañana en un acto electoral.

Citar un "hemos sabido" como fuente no es muy ortodoxo y el diputado Manuel Pezzi tampoco va mucho más allá a la hora de identificarla. Habla de "fuentes de Fomento".  Por la tarde, en un comunicado, el PSOE hablará de "fuentes muy bien informadas".

Esto es, en resumidas cuentas, lo que expone el PSOE: el gobierno habría renunciado a adjudicar los tramos pendientes de Loja y el que ya lo está (entre Quejigares y la variante, a la empresa Azvi) tampoco se va a ejecutar. Según Pezzi, se habría dado ya la orden de no firmar el contrato de obra a la empresa adjudicataria, que  tendría derecho a pedir el 6% de la cantidad pactada por incumplimiento del acuerdo.

Los otros tres tramos no se sacarían a licitación y en lugar de hacer una obra de veinte kilómetros en Loja, el tren entraría desde el túnel de Quejigares por una vía convencional, pasando por el apeadero de San Francisco (y no por la nueva estación de Loja) y continuaría por esa vía única hasta Huétor Tájar, donde regresaría a la de doble ancho.

"En lugar de un AVE capaz de alcanzar los 350 kilómetros por hora y en doble vía, tendremos uno que sólo alcanzará los 60 kilómetros y que irá por una vía de ancho ibérico y no electrificada", subrayó el diputado socialista.

Pezzi puso el acento en otro asunto: ese tramo de vía convencional se convertiría en un "cuello de botella" porque por allí discurriría tanto el tren de alta velocidad como los de mercancías y el regional de pasajeros.

La decisión, según los socialistas, habría partido de Manuel Niño, director general de Ferrocarriles y hombre que ocupó ese mismo cargo en el año 2001, cuando era ministro Francisco Álvarez Cascos. Si rescatan ese dato es porque Cascos propuso en su día que el AVE discurriera por una vía convencional.

Hasta ahí los argumentos socialistas. A partir de ahora, los de la otra parte. El Ministerio de Fomento envió una nota  en la que recordaba que la actual ministra, Ana Pastor, compareció en el Senado el 14 de marzo y allí se comprometió a realizar "un esfuerzo inversor estable" en Andalucía. Pastor mencionó que hay inversiones pendientes en 125 kilómetros entre Antequera y Granada (el tramo en cuestión) pero no dijo  que hubiera algún cambio de planes o de trazado. Tampoco dijo nada hace ocho días, cuando vino a Granada para hablar de infraestructuras.

El subdelegado del Gobierno en Granada, Santiago Pérez, transmitió  un mensaje de Manuel Niño: lo que estaba difundiendo el PSOE no era cierto. "El director general lo niega rotundamente", afirmó.

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios