El vertido de Cepsa no afectó al parque

  • Medio Ambiente confirma que el fuel no alcanzó los parajes naturales y protegidos

Ayer fue la última batida para comprobar que no quedan restos del vertido de Cepsa, del pasado 30 de julio, cuando el petrolero Caucasus se encontraba realizando las tareas habituales de descarga de crudo a través de la monoboya de la refinería onubense La Rábida. Desde el pasado día 7 no se ha vuelto a recoger ningún resto de fuel en las playas de las provincia, donde han trabajado una media de 90 personas en estas labores, salvo el día 4 en el que para hacer frente al derrame intervinieron más de 260 operarios.

La consejera de Medio Ambiente, Cinta Castillo, indicó que por tanto se puede levantar el dispositivo de limpieza, costeado por la refinería, que ha estado trabajando a lo largo de la costa.

La consejera descartó que se haya producido afección alguna en los parajes naturales y protegidos e indicó que la investigación continua abierta para determinar las causas y los efectos del suceso. La Junta continúa recabando de todos los departamentos, incluido Medio Ambiente, la información necesaria para realizar el expediente.

Sobre las causas que originaron el derrame de fuel, Cepsa en un primer informe apuntó que el incidente pudo deberse al impacto de un agente externo en la tubería por la que se transporta el crudo desde la monoboya.

El incidente provocó la aparición de dos machas de crudo en la zona del Espingón Juan Carlos I, que se fueron trasladando a las costas de Mazagón y de Matalascañas, llegando a alcanzar Doñana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios