El temporal anega la Costa del Sol

  • Una tromba de agua y granizo provoca unas 50 incidencias en el litoral malagueño · Una persona fallece en Ronda al impactar su vehículo contra un árbol · Un rayo causa múltiples daños en una casa

La débil lluvia que empezó a caer el miércoles por la tarde en parte de la provincia de Málaga no hacía presagiar la gran tromba de agua que se registraría tan sólo unas horas después.

Por la mañana, una tormenta dejó en apenas dos horas una fuerte granizada y casi 40 litros por metro cuadrado en la capital, lo que causó la anegación de viviendas, garages y locales comerciales en la barriada de El Palo, debido al desbordamiento de un arroyo y al atoro de la red de saneamiento.

Una estampa similar se vivió en los municipios cercanos de Mijas, Fuengirola, Algarrobo o Vélez-Málaga. La alerta naranja estuvo activada durante 12 horas, desde las 6.00 a las 18.00.

El temporal de lluvia registrado en la Costa del Sol, de oeste a este, dejó en los Montes de Málaga hasta 75 litros por metro cuadrado; 65 en la zona de La Araña, en la capital malagueña, y 58 en la Sierra de Mijas, según informaron desde el Centro de Meteorología.

En Málaga capital, los bomberos tuvieron que realizar más de 40 salidas, la mayoría, hacia la parte este de la ciudad, donde descargó una fuerte granizada durante más de 20 minutos. La intensidad fue tal que los Montes de Málaga mantuvieron un blanco manto de nieve durante casi todo el día.

El granizo se acumuló también en las playas y en el paseo marítimo de Pedregalejo y El Palo hasta que los servicios de limpieza municipales lo retiraron para evitar accidentes.

En apenas tres horas, los bomberos tuvieron una veintena de salidas, sobre todo para inspección de objetos con peligro de caída, tales como muros, canalones o cornisas. También hubo que retirar un árbol que cayó en un coche y hubo que auxiliar a una persona cuya vivienda estaba anegada.

Los problemas en las carreteras malagueñas fueron continuos, con retenciones y circulación lenta en algunos puntos. Pero lo peor sucedió en Ronda. Una persona falleció y otra resultó herida grave al salirse de la vía el coche en el que viajaban y chocar contra un árbol.

Otro accidente aparatoso tuvo lugar sobre las 10.50 en el kilómetro 241 de la A-7, viéndose implicados un camión y dos vehículos, una de cuyas ocupantes quedó atrapada y tuvo que ser rescatada por los bomberos y trasladada al hospital Carlos Haya, aunque su estado no revestía gravedad.

Más afortunada, pese a todo, fue la familia de Maribel Fernández. Eran las 8.30 cuando un rayo entró por la antena de televisión de su casa, en la barriada malagueña de Campanillas. Nadie resultó herido y sólo se vieron afectados los aparatos eléctricos.

El rayo entró por la antena pero los cables del depósito de agua que había en el tejado de la casa provocó que también llegara hasta las tuberías, que estallaron unos segundos después. "Los bomberos me dijeron que si hubiera estado en la bañera en ese momento me hubiera muerto electrocutada", contó la mujer.

Su marido y su hija de 15 años estaban durmiendo cuando ocurrió todo. "Fue justo al poner el microondas para calentar la leche cuando oí un ruido muy fuerte, como si hubiera explotado una bomba y, de repente, salía humo de todos los enchufes de la casa", explicó Maribel. El rayo entró además en la casa de la vecina por los cables del depósito de agua, aunque en este caso los daños fueron menores.

Es el quinto rayo que entra en una casa de esta barriada en los últimos años. Mientras, los vecinos demandan con insistencia un pararrayos en la zona.

Las previsiones meteorológicas para la provincia de Málaga son mejores para hoy y para el fin de semana. Pasó el chaparrón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios