"El nuevo sistema de financiación mejorará la Educación y la Sanidad"

  • Las balanzas fiscales se publican el 15 de julio, pero no servirán para calcular retornos a las autonomías · La suficiencia incluirá los servicios sociales y algunas otras cosas

Comentarios 1

El secretario de Estado de Hacienda tiene en sus manos el dossier político más importante de esta legislatura. Establecer un nuevo sistema de financiación autonómica es un trabajo de una enorme complejidad técnica, pero no es precisamente una tarea de tecnócratas.

-¿Qué niveles de recaudación de impuestos tenemos este año?

-En los cinco primeros meses, la recaudación es un poco más floja, un 4% menor que el año pasado.

-Un poco más floja en euros corrientes, es bastante en euros constantes. A la bajada hay que añadirle una inflación del 5%.

-Hay un comportamiento muy diferente de los distintos impuestos. El impuesto sobre la renta sigue creciendo, casi un 10%. El mercado de trabajo sigue tirando: en recaudación de retenciones de los salarios que se están pagando hay un crecimiento importante.

-El lado negativo es un descenso del IVA.

-El IVA ha caído de una forma significativa en los últimos seis meses. Un 18 por ciento. El consumo está sufriendo una desaceleración. Sobre todo el ligado a la construcción.

-¿Y el impuesto de sociedades?

-El último dato mostraba una reducción importante de la recaudación, cercana al 20 por ciento, comparado al año pasado, que fue extraordinario. La actividad económica crece poco.

-¿Falta conciencia social a la hora de pagar impuestos? Mis amigos daneses me enseñaban las declaraciones de la Renta de sus abuelos como si fuesen acciones del país.

-Reconozco que hay bolsas de fraude. Por eso hicimos un plan de prevención del fraude hace tres años y vamos a presentar otro en cuestión de semanas. Hay que mejorar, pero la imagen que tenemos los españoles de nosotros mismos como si fuéramos un país que no paga impuestos no se corresponde con la realidad, si nos comparamos con otros miembros de la Unión Europea.

-¿Qué previsión tiene sobre la recaudación para final de año?

-Nuestro objetivo es cerrar el ejercicio con un pequeño superávit.

-Sin embargo, vamos camino de un gran déficit.

-Vivimos un momento muy volátil y cualquier previsión está sujeta a revisión. No vamos camino de un gran déficit; es compromiso del Gobierno que eso no ocurra.

-Si la economía se cae, las empresas no facturan y no tributan y el IVA no funciona: el Gobierno tendrá la mejor voluntad del mundo, pero habrá déficit.

-Como hace una buena familia, uno ajusta su tren de vida a sus ingresos.

-¿Está usted con el ministro Sebastián en que hay que gastar menos en aire acondicionado?

-De hecho, en nuestro Ministerio la refrigeración tampoco baja de 24 grados. Aunque aquí todos llevamos corbata.

-¿Qué ajuste de gastos están estudiando?

-Le digo dónde no vamos a recortar. En gasto social, para atender a los ciudadanos en dificultades. Y en inversión en infraestructuras; que es prepararnos para el futuro. En todo lo demás, vamos a ser muy austeros.

-¿Cómo será el presupuesto del año que viene?

-Allí donde razonablemente se pueda apretar en el gasto corriente, nuestra intención es gastar menos. Ser más selectivos, en todas las transferencias que se realizan a otros colectivos, a otras administraciones.

-No pensará en recortar las remesas a los ayuntamientos.

-No. Precisamente estamos negociando con ellos un nuevo sistema de financiación, en paralelo al de las comunidades autónomas.

-Se quejan los alcaldes de que sólo disponen del 14,5% de las cuentas públicas.

-Es más que en muchos otros países europeos. Hay una queja recurrente de los ayuntamientos, que no siempre es correcta.

-El último escándalo de corrupción de la costa se ha dado en Málaga, en Estepona. ¿Hacienda detecta que hay ayuntamientos que hacen operaciones a precios ridículos y generan un dinero B, para compensar lo que no se paga oficialmente?

-No debo comentar casos concretos, pero estos asuntos no afloran por casualidad. Hay una unidad de prevención del fraude en la Agencia Tributaria, que detecta este tipo de irregularidades. Y cuando encuentra indicios de delito, se lo comunica al fiscal.

-Se reprochó a Hacienda que Juan Antonio Roca, el supuesto cerebro de la corrupción en Marbella, acumulara una fortuna de 2.400 millones de euros, sin que el Fisco lo pillara.

-Ojalá que se pudiera evitar el delito antes de que ocurriera, pero en 2005 se inició un plan de prevención del fraude que puso el foco en el sector inmobiliario y en un tiempo muy razonable empezaron a aflorar este tipo de operaciones.

-¿Veremos más?

-No tengo información concreta sobre ningún caso, pero cabe esperar que veamos más porque estas cosas tardan en dar sus frutos, pero los dan. Lo mismo ha ocurrido con el seguimiento de operaciones con billetes de 500 euros.

-¿Cómo va la recaudación por carburantes?

-Cae dos o tres puntos.

-Y, sin embargo, la idea que tiene el hombre de la calle es que el Estado se está forrando con el precio de la gasolina.

-Es falso, por dos razones. Porque parte importante del impuesto es una cantidad fija de euros por litro. Y también porque los ciudadanos, ante un precio de la gasolina que se ha duplicado, consumen menos.

-¿Qué novedad va a haber en esa nueva ola de control de fraude que anuncia?

-No hemos hecho público el plan; no puedo dar los detalles. Pero el plan estratégico de la administración tributaria incluye medidas para mejorar el control del fraude en las importaciones provenientes de terceros países, en particular de Asia. Un mayor control de aduanas va a dar buenos resultados en prevención del fraude fiscal y también de protección a los consumidores.

-Está usted enfrascado en la negociación del nuevo sistema de financiación autonómica. Cataluña exige una negociación bilateral y la publicación de las balanzas fiscales para justificar una reducción de su contribución a las arcas del Estado.

-No acepto que se puedan ligar las balanzas fiscales al sistema de financiación. Cualquier correlato entre una cosa y otra para este Gobierno está fuera de cuestión. Las balanzas fiscales sirven para medir los flujos financieros entre territorios y el sistema de financiación no toma esa unidad como medida. El Gobierno tiene el compromiso de hacerlas públicas; lo haremos el 15 de julio. No van a sorprender a nadie; otras que se han ido publicando de manera no oficial indicaron el resultado de este cálculo.

-El tripartito de Maragall cifró en 20.000 millones de euros su déficit fiscal, pero en las balanzas publicadas por el BBVA, de los profesores Barberán y Uriel, con la media de 1991 a 2005, el saldo negativo de Cataluña sería de 6.934 millones. ¿El consejero catalán Antoni Castells qué cifra maneja cuando reclama el cheque catalán?

-Castells no hace su demanda en términos de cheque. Pero, claro, todos los consejeros tienen una cifra en la cabeza de lo que quieren ganar sobre el régimen anterior.

-¿Nota diferencias entre los consejeros de gobiernos del PSOE y del PP?

-Las diferencias están en los intereses de unas regiones y otras, con independencia del color político. Por ejemplo, Castilla León se acerca a las demandas de Galicia, Asturias y Cantabria, y a Baleares le pasa algo parecido con Valencia.

-¿Por qué insiste en separar los saldos fiscales del nuevo sistema?

-Porque en España tenemos un modelo que pretende ser redistributivo y solidario. Y como tenemos un sistema de ingresos progresivo en el IRPF, no es sorprendente que en las zonas ricas la relación sea proporcionalmente más alta y que los saldos no sean cero. Eso es algo que no discute nadie en ningún sitio, ni siquiera en Cataluña.

-Sin embargo, el programa electoral del PSC-PSOE reclamaba un sistema "que consiga la equiparación progresiva entre los ingresos de la Generalitat y los que proporciona el sistema de concierto en el País Vasco". Y según las balanzas del BBVA el saldo fiscal de Euskadi no es que sea cero, es que es positivo en 1.653 millones.

-Sin embargo, ahora estamos hablando de sistema fiscal y no de balanzas. No es ese el planteamiento en nuestros contactos con el Gobierno de la Generalitat. Ni con el Gobierno de Andalucía, ni con las otras 13 comunidades autónomas de régimen común. El nuevo sistema será aplicable en todas las comunidades autónomas, con las mismas reglas y que no tendrá ninguna relación con un sistema confederal de cupo.

-¿Harán una propuesta a Cataluña antes del 9 de agosto, como exige la Generalitat?

-El Estatut dice que a los dos años de su entrada en vigor deberían estar definidos los elementos de la reforma del sistema.

-¿Y estarán?

-Bueno el Gobierno va a hacer una propuesta, sobre las líneas de la reforma, estén acordadas o no. Ojalá que las 15 comunidades autónomas involucradas estén de acuerdo. Soy razonablemente optimista.

-¿Cuál es el calendario previsible?

-Antes de las vacaciones enunciaremos el nuevo modelo de financiación y tras las vacaciones entraremos en las cifras.

-Adelántenos el perfil del nuevo sistema.

-Aumentar la cesión de impuestos y la corresponsabilidad fiscal de las comunidades; buscar un mecanismo de compensación para la eliminación del impuesto del patrimonio; mantener lo bueno que hay en el actual sistema de suficiencia; que haya mecanismos de solidaridad; corregir los cambios que se han producido en la población española en los últimos años que no refleja bien el modelo…

-¿Estará en marcha en 2009 el nuevo sistema de financiación?

-Nos gustaría. Creemos que será mejor que el actual y mejorará servicios esenciales como sanidad o educación.

-Sobre la mesa una propuesta catalana está de acuerdo en nivelar Educación y Sanidad, pero no lo demás. Y Andalucía plantea una lista de asuntos que tienen que ser nivelados, donde entran vivienda y otros gastos sociales.

-Nuestra idea es sencilla, el sistema tiene que garantizar la suficiencia, se tienen que dar recursos a las comunidades autónomas para que hagan todo lo que tienen que hacer. Además, ese sistema tiene que garantizar que todos los ciudadanos, independientemente de donde vivan, tengan acceso a unos servicios con una calidad razonablemente buena, y esto incluye la sanidad, la educación, los servicios sociales y probablemente también algunas otras cosas.

-¿Vivienda, por ejemplo?

-No voy a entrar en la casuística, pero pongo por delante también otras cosas.

-¿Y encontrará la solución al sudoku?

-La idea básica es que el Estado actuará como garante y financiador de la suficiencia en el sistema, de manera que se pueda satisfacer a todos a la vez. El debate se puede resolver de forma provechosa. Después de haber estado muchas horas hablando con los consejeros, incluido por supuesto el de Andalucía, estoy convencido de que se puede encontrar un sistema que no sólo sea aceptable, sino beneficioso para las 15 comunidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios