Ocho reclusos de la cárcel de Córdoba contraen la gripe A y 137 son aislados

  • Prohibir los vis a vis y las visitas de familiares son algunas de las medidas adoptadas

Un grupo de 137 internos se encuentran aislados desde ayer en el módulo cuatro del Centro Penitenciario de Córdoba como consecuencia de un brote de gripe A. Ocho presos dieron positivo en los análisis realizados el pasado martes a los internos con síntomas sospechosos, según confirmó la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip). Salud no tuvo conocimiento del brote hasta mitad de la tarde pese a tratarse de una enfermedad de declaración obligatoria.

El protocolo de la Subdirección General de Instituciones Penitenciarias establece la obligatoriedad de aislar un módulo al completo cuando se declaren más de tres casos, lo que ha ocurrido en el departamento número cuatro de la prisión de Alcolea, con cuatro enfermos diagnosticados.

En la práctica, durante los próximos siete días -un plazo que coincide con la evolución del virus-, los internos no podrán acceder a otras áreas de la prisión, no podrán acudir a vis a vis y sólo podrán hablar con sus familiares por teléfono. En el departamento confinado los funcionarios repartieron mascarillas parade impedir la propagación del virus.

En el módulo tres, otros tres internos afectados fueron aislados en sus celdas para evitar el contagio. Lo mismo ha ocurrido con otro interno ingresado en la enfermería. Un octavo preso fue trasladado el miércoles al hospital debido a la gravedad de los síntomas que padecía. Salud confirmó que el paciente, aquejado de una neumonía, está grave en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Desde que se tuvo conocimiento de los casos de H1N1 hasta que se tomaron las primeras decisiones oportunas inicluidas en el protocolo de la Subdirección General de Instituciones Penitenciarias, pasaron "varias horas", denunció Acaip. El sindicato confió en que esta dilación "no tenga repercusiones más graves" en los próximos días debido a la rápida propagación del virus.

La dirección del centro, los sindicatos y la Subdirección General de Sanidad Penitenciaria hablaron por videoconferencia para evaluar la situación y evitar la propagación del virus. Acaip consideró "complejo" encontrar una rápida respuesta, al tratarse el medio penitenciario de "uno de los colectivos más amenazados" por la masificación y al alto porcentaje internos que sufren enfermedades como el sida. Fuentes consultadas criticaron la escasez de medios como mascarillas y guantes en la prisión, mientras que Instituciones Penitenciarias, pertenecientes a Interior, aconsejaron a los funcionarios las "medidas higiénicas habituales", como lavarse las manos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios