Los primeros análisis a ovejas muertas descartan un brote de lengua azul

  • Los veterinarios recogen más muestras para determinar las causas de la defunción de 400 reses en dos explotaciones de Arcos · La Junta apunta a que la mortandad se debe a una intoxicación alimentaria

El delegado provincial en funciones de Agricultura, Juan Antonio Blanco, adelantó ayer que los primeros análisis realizados a cinco cadáveres de ovejas han dado negativo de la enfermedad de la lengua azul. De este modo, la Junta descarta, de momento, que se trate de un brote del citado mal que afecta al ganado, si bien aclaró que la aparición de las casi 400 reses muertas en dos explotaciones de Arcos aún está por determinar.

Blanco manifestó que veterinarios de la Oficina Comarcal Agraria (OCA) de Jerez recogieron ayer otras 24 muestras para que no haya dudas de que pueda reaparecer la enfermedad de la lengua azul. Más bien, las investigaciones apuntan a que la muerte de las ovejas se ha producido por una intoxicación alimentaria, según la Consejería de Agricultura y Pesca que dirige Isaías Pérez Saldaña.

El consejero quiso dejar claro que la Junta no tiene aún un diagnóstico definitivo, aunque matizó que "no parece, ni por la época ni por la situación actual de la enfermedad, que estas ovejas procedan de un foco de lengua azul". Añadió además que "las vacunas contra esa enfermedad ganadera están actuando". Cabe recordar que los animales de las explotaciones afectadas ya estaban vacunados contra ese mal.

A juicio del consejero, las primeras pruebas "nos hacen pensar que estas muertes tienen más que ver con una posible intoxicación alimentaria por pastos afectados por hongos".

Precisó que actualmente los servicios veterinarios de la Oficina Comarcal Agraria de Jerez y de la delegación provincial de Agricultura están realizando los análisis, estudios y necropsias correspondientes, de forma que podrán tener resultados definitivos "en las próximas 48 horas".

Serán, por tanto, técnicos de esos departamentos los encargados de llevar a cabo esas indagaciones al descartarse la colaboración de veterinarios procedentes de Córdoba, como se anunció desde un principio desde la propia Junta de Andalucía.

En este sentido, Juan Antonio Blanco manifestó ayer que aunque se trate de un hongo, aún quedaría una semana más para conocer con exactitud los resultados, ya que se tendría que efectuar una serie de cultivos con el objetivo de concretar cuál de ellos ha provocado la muerte de las 400 ovejas.

En cualquier caso, desde la Consejería de Agricultura se señaló que mientras continúen las investigaciones para hallar los motivos de la muerte de los animales no se va a adoptar medida alguna de aislamiento en las explotaciones afectadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios