Casi 200 personas reanudan la búsqueda de la mujer desaparecida

  • Uno de los grupos, encabezados por guardas de Medio Ambiente, se adentró en la Reserva Natural de la Laguna de Zóñar para revisar palmo a palmo el terreno

El apoyo y la colaboración que los vecinos de Aguilar de la Frontera siguen prestando a la familia de Ángeles Zurera Cañadillas, la mujer de 42 años desaparecida hace hoy nueve días, se demostró de nuevo ayer. En torno a 200 personas, según fuentes familiares, se concitaron a las 15:00 a las puertas del cuartel de la Guardia Civil para participar en los nuevos rastreos que se reiniciaron ayer, aunque volvieron a concluir sin resultados positivos. Miembros de Cruz Roja y Protección Civil, incluso de otras poblaciones, también prestaron su ayuda.

En esta ocasión, la búsqueda se ha dirigido a lugares muy concretos del término municipal. Así, los distintos grupos de vecinos que se conformaron estuvieron rastreando de una forma mucho más minuciosa en las zonas de mayor maleza, en los cauces de ríos y arroyos, canteras, grietas, pozos y casillas, como la vía férrea entre Córdoba y Málaga, las laderas del barrio de Casas Viejas o la zona conocida como Los Yesares.

Además, uno de los grupos, encabezados por guardas de Medio Ambiente, se adentró en la Reserva Natural de la Laguna de Zóñar para revisar palmo a palmo todo este terreno. Al final de la tarde, todos los grupos volvieron a reunirse en el acuartelamiento sin novedades que aportar.

Hoy regresarán otra vez al campo. Mientras, los carteles con la foto de Ángeles Zurera y los teléfonos de contacto se siguen distribuyendo por todo el territorio nacional tanto a través de ciudadanos como mediante correo electrónico. La familia, ante las innumerables peticiones de cartelería que ha recibido, ha realizado 4.000 ejemplares más. Todas estas acciones "son porque no queremos quedarnos quietos", dijo ayer Antonio Zurera, hermano de la desaparecida, quien aseguraba que no había recibido ninguna llamada telefónica aportando datos sobre el paradero de su hermana a pesar de que su teléfono es uno de los que aparece en las fotografías que se difunden junto al de la Guardia Civil de Aguilar.

La familia de Ángeles Zurera está viviendo su desaparición como una "pesadilla". La mujer salió de su casa después de avisar a uno de sus dos hijos de que volvería enseguida. Su ausencia se notó al día siguiente, cuando Ángeles no acudió al taller de empleo en el que trabaja y sus compañeras se extrañaron dado que ella era la que tenía la llave para abrir el edificio donde se imparte el curso. Una de sus sobrinas, que también es alumna del taller, acudió a buscarla a su domicilio comprobando que no había dormido allí. Transcurridas 48 horas, la Guardia Civil comenzó una investigación y declaró secreto de sumario para el caso.

La mujer desaparecida, que está separada desde hace unos meses, no se llevó consigo objetos tan personales como las gafas, las lentillas, el monedero, el móvil o el DNI. Antonio Zurera señaló que aunque en principio la búsqueda se limita al territorio municipal, "no descartamos salir fuera, siempre dispuestos a hacer lo que nos diga la policía". En este sentido, los familiares no tienen acceso a los resultados de la investigación en curso, pero Antonio aseguró que les constaba que "hay varias líneas abiertas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios