Un menor es la octava víctima del naufragio de una patera en Trafalgar

  • La Guardia Civil localiza a otros dos inmigrantes con vida y la cifra de supervivientes asciende a 15 personas, todas de origen marroquí · El dispositivo de búsqueda continúa

En la patera que naufragó el pasado lunes en la playa de La Aceitera de Barbate (Cádiz) no viajaban, hacinados como animales, tan sólo cuatro menores de edad. Hubo un quinto que no tuvo la suerte de sus compañeros de expedición. El mar arrojó ayer su cuerpo sin vida a los pies del faro de Cabo Trafalgar. Anoche, al cierre de esta ediciíon no se sabía aún si será la última víctima mortal de esta tragedia. Tampoco si completa la lista de los chavales marroquíes que navegaba en la precaria embarcación de madera. Todavía se desconoce la cifra exacta de cuántos eran.

Otros dos hombres de la misma procedencia fueron localizados ayer con vida, elevando el número de supervivientes a 15 y el de pasajeros a 23. La Subdelegación del Gobierno en Cádiz sigue barajando la posibilidad de que fueran entre 30 y 40, tal y como relataron algunos de los supervivientes.

Se mantiene activo, por tanto, el amplio dispositivo de búsqueda en el que participan tres helicópteros -uno del 112, otro de Salvamento Marítimo y un tercero de la Guardia Civil- dos barcos salvamar, once patrullas y dos equipos de la Guardia Civil, miembros de Cruz Roja y agentes de la Policía Local de Barbate.

Fue en torno a las ocho de la mañana cuando agentes de la Guarda Civil que patrullaban por tierra dieron con el cuerpo de la octava víctima mortal. Apareció entre las rocas, después de seis mareas. Casi en el mismo sitio que eligió una pareja de turistas para clavar su sombrilla, el mismo día que sucedió el naufragio, a unas decenas de metros de la barca.

Hasta el momento no se ha identificado a ninguna de las víctimas mortales. Sus cuerpos esperan a que se revelen sus identidades en el Instituto Anatómico Forense. Mientras tanto, sus familias aguardan una llamada de teléfono en algún lugar de Marruecos. Algún lugar como Hansala, la aldea de donde procedía buena parte de las víctimas del naufragio de una patera en Rota, en octubre de 2004.

Los supervivientes no huyeron ni hacia Barbate, ni en direción a Conil, ni rumbo a Tarifa. Los dos que fueron descubiertos ayer, en torno a las 04:30 de la madrugada estaban escondidos muy cerca de donde naufragaron. Estaban en los alrededores del tómbolo de Trafalgar, según confimaron a este periódico fuentes de la representación del Gobierno central en Cádiz. El resto de sus compañeros sí que llegaron a encontrar cobijo en el Pinar de la Breña.

Los cadáveres de los hasta ahora ocho inmigrantes fallecidos en este naufragio podrían terminar a partir de hoy en el tanatorio de Los Barrios, junto a los cuerpos de otros diez inmigrantes fallecidos en las costas gaditanas y que llevan un año y medio esperando para ser repatriados o recibir sepultura.

Según explicó el gerente del tanatorio, Martín Zamora, una vez practicada la autopsia, "seguramente" serán trasladados al recinto barreño, junto a los cadáveres de diez inmigrantes más que llevan allí desde enero de 2008, cuando el mar fue arrojando los cuerpos de hasta 13 inmigrantes procedentes de tres pateras que se hundieron o volcaron a escasos metros de la costa en la comarca de La Janda.

40

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios