Una marroquí muere en su intento de llegar a las costas andaluzas

  • Medio centenar de inmigrantes llegan en pateras a playas de Cádiz y Almería

Más de cuarenta inmigrantes llegaron ayer a bordo de un total de cinco pateras a distintas zonas de la costa de la Janda, en Cádiz, otros 15 fueron detenidos por la Guardia Civil en una patera en Cabo de Gata, con lo que ya son 43 los inmigrantes argelinos detenidos desde el pasado martes en la provincia de Almería.

El precio más caro en esta nueva oleada de pateras desde África hacia Andalucía lo pagó una mujer marroquí que viajaba en la embarcación que entró en la playa barbateña de La Aceitera, junto al Faro de Trafalgar. Ella falleció en su intento de alcanzar tierra, sumándose a los otros doce inmigrantes fallecidos en Cádiz en lo que va de año.

Desde la medianoche del jueves y hasta las once de la mañana de ayer hubo un incesante goteo de embarcaciones. La primera se detectó en la playa de El Ronqueo, cerca del campo de adiestramiento de El Retín, con siete inmigrantes mayores de edad. La segunda fue cerca de las tres de la mañana en la playa de La Hierbabuena, en Barbate. A bordo, 13 inmigrantes marroquíes, 11 hombres y 2 mujeres. Y a las cinco y media de la misma noche, el SIVE detectaba otra embarcación neumática a cuatro millas de las Islas de Las Palomas, en Tarifa, con ocho inmigrante varones, dos de ellos menores de edad.

Ya en la mañana de ayer, entre las diez y las once, otras dos pateras desembarcaban en la conocida como playa de La Aceitera. Efectivos de la Guardia Civil rastreaban por tierra y aire la zona colindante al Parque Natural de la Breña en Barbate donde podrían estar escondidos algunos de los ocupantes de estas dos embarcaciones, logrando detener a 16 personas de nacionalidad marroquí, tres de ellos menores.

En el desembarco de la mañana fue donde se localizó el cadáver de la mujer, que previsiblemente falleció tras volcar una de estas pateras antes de alcanzar la costa y perder pie. Otro inmigrante fue atendido con síntomas de ahogamiento al haber ingerido gran cantidad de agua.

Todos los inmigrantes, antes de pasar a disposición de la Policía Nacional para iniciar el proceso de repatriación, pasaron por el módulo de Cruz Roja que se ubica en el puerto de Barbate. Allí fueron atendidos con síntomas de cefaleas, hipotermias y quemaduras originadas por la mezcla del combustible y el agua salada.

En Almería, la Guardia Civil ha detenido a 15 inmigrantes argelinos, en principio todos varones adultos, que viajaban en una patera interceptada a unas 24 millas al Este del Cabo de Gata.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios