El 'macrobotellón' de Granada supone un gasto de 34.000 euros

  • Protección Civil atiende durante la fiesta a una veintena de jóvenes con graves síntomas de intoxicación etílica

Comentarios 3

El macrobotellón celebrado el pasado viernes en Granada, pese a no afectar en exceso al desarrollo de la ciudad, ha tenido consecuencias para el Ayuntamiento, económicas principalmente. Alrededor de 34.000 euros de las arcas municipales se han destinado a la seguridad de los ciudadanos y la limpieza del botellódromo.

La mayor parte de esta cuantía -entre 20.000 y 25.000 euros-, según informó el concejal de Protección Ciudadana, Eduardo Moral, fue dirigida al pago de los salarios del centenar de policías locales que trabajaron de forma extraordinaria desde las 12.00 horas del viernes hasta las 05.00 horas del sábado como refuerzo al dispositivo de seguridad.

Asimismo, Inagra -la empresa concesionaria del servicio de limpieza de Granada- tuvo que emplear a 50 de sus empleados (así como 3 camiones de recogida, 3 barredoras, 3 baldeadoras, 2 baldeadoras peatonales y 5 mangas de riego) para retirar las 25 toneladas de residuos orgánicos y las 20 de plásticos y botellas que generaron los 15.000 jóvenes asistentes al macrobotellón. Este dispositivo especial de limpieza costó al municipio otros 9.000 euros, según aseguró el Ayuntamiento.

Los agentes municipales denunciaron a 23 personas por consumir alcohol en lugares no habilitados para ello (con su correspondiente multa de 300 euros), según informó la Policía Local, una cifra relativamente baja teniendo en cuenta que el 092 recibió esa noche 114 llamadas de vecinos alertando de botellones en diversos puntos de la ciudad.

Asimismo, la Policía sancionó a otras 6 personas por no respetar la ordenanza de limpieza y multó a 12 establecimeintos y 61 particulares por venta ilegal de bebidas alcohólicas y comida. Sin embargo, fueron los conductores los que más denuncias recibieron. En concreto, la Policía Local presentó 245 sanciones de tráfico y la DGT otras 6, con retirada de puntos, según Moral, quien achacó la proliferación de multas al hecho de que "muchos de los asistentes a la Fiesta de la Primavera provenían de otras ciudades".

Los voluntarios de Protección Civil asistieron durante la fiesta, que congregó a unas 15.000 personas, a una veintena de personas con graves síntomas de intoxicación etílica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios