Tres jóvenes pierden la vida en Granada en un accidente de tráfico

  • El conductor, que resultó herido grave, perdió el control del coche en una curva y chocó contra un camión de la basura

El municipio granadino de Huétor Santillán se vio ayer sacudido por la muerte de tres jóvenes tras un aparatoso accidente. En una curva muy cerrada, que tomaron a demasiada velocidad, se dejaron la vida Christopher S.L., de 15 años, Iván R. C., de 17, e Iván H. B., de 21. Rafael, de 25 años, que era quien conducía el vehículo, resultó herido grave, y fue trasladado al Hospital de Traumatología de Granada, donde permanece ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos.

La velocidad inadecuada a la que circulaba el turismo fue la causa que provocó el siniestro, según indicó la Guardia Civil, que concretó que el accidente se había producido en el kilómetro 22 de la carretera A-4003, dentro del término municipal de Huétor Santillán, en el que vivían los cuatro jóvenes. Al parecer, el conductor perdió el control del coche y el vehículo se salió de la carretera por la margen izquierda. En ese punto se encontraba en aquel momento aparcado un camión de la basura y contra él colisionó el turismo. Pese a la violencia del impacto, el conductor del camión salió ileso, según la Guardia Civil.

Los familiares de las víctimas tuvieron que ser atendidos tras el accidente por un equipo de intervención psicológica, según informó el Centro de Emergencias del 112. El Ayuntamiento decretó tres días de luto oficial y los habitantes del municipio se volcaron en apoyar a los familiares y amigos, consternados por la tragedia y especialmente por la corta edad de las víctimas. Iván cumpliría hoy los 18. Christopher aún estaba en el instituto y muchos de sus compañeros se esforzaban ayer por intentar asimilar la noticia. Todos tenían toda una vida por delante.

La Universidad de Granada estaba también ayer sumida en el dolor, ya que el padre de una de las víctimas es trabajador y sindicalista de la institución, Manuel Hidalgo. "Ha debido ser un palo terrible para él, porque lo daba todo por sus hijos y por darles un buen ejemplo", decía ayer el catedrático Pascual Rivas. "Está muy orgulloso de sus hijos y siempre ha hecho que su familia sea una piña. Es una persona muy solidaria y muy significativa en la Universidad, pero sobre todo muy amigo de sus amigos", resaltó.

Una vecina de los fallecidos, Pilar Pérez, recordaba que el conductor del vehículo siniestrado se había sacado el carnet de conducir hacía un mes. "A la gente joven le gusta correr y no ven el peligro. Por eso tiemblas hasta que no entran por la puerta. Enterrar a un hijo es lo peor que hay. Es el dolor más grande", se compadecía esta mujer, que explicaba que todos estaban destrozados.

Otros jóvenes del municipio les recordaban que los fallecidos solían ir "a jugar un futbolín y a echar unas máquinas" a un pueblo cercano, Beas, donde los jóvenes de la localidad suelen ir a menudo. "Eran gente muy apañada y abierta. Hablaban con todo el mundo, sonreían a todo el mundo", recordaba ayer un amigo, Miguel Ángel Medina.

Los vecinos de Huétor Santillán despedirán en la mañana de hoy a los tres jóvenes fallecidos con un funeral conjunto en la plaza del pueblo que será oficiado por el arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez. El Ayuntamiento habilitó ayer la capilla ardiente en la Casa de la Cultura para que fueran velados los cuerpos por familiares y vecinos, según informó el alcalde, Francisco Martínez.

El funeral conjunto tendrá lugar a las 10.00 horas en esta plaza debido a las reducidas dimensiones de la Iglesia del pueblo, una localidad de apenas 1.800 habitantes y ubicada a unos doce kilómetros de Granada de la que los jóvenes eran vecinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios