Un inmigrante muere por una hipotermia severa cuando cruzaba el Estrecho

  • Cinco niños y trece mujeres, dos embarazadas, integraban el grupo de cuarenta 'sin papeles' que iban en la patera

Un inmigrante de los cuarenta que viajaban a bordo de una patera interceptada cerca de Tarifa murió ayer. Se trata de un varón de origen subsahariano que murió como consecuencia de una parada cardiorrespiratoria producida por una hipotermia severa durante el dramático viaje en patera intentando alcanzar de manera irregular la orilla de la Península. Salvamento Marítimo y el Servicio Marítimo de la Guardia Civil salvaron la vida a los otros 39 inmigrantes que iban en la embarcación, entre los que había cinco niños y alrededor de 13 mujeres, dos de ellas embarazadas. Los subsaharianos fueron transportados al puerto de Tarifa, donde fueron atendidos por los voluntarios de Cruz Roja en un hospital de campaña.

La patera, una lancha neumática de siete metros de eslora y con un motor de 25 caballos de potencia habría salido desde Tánger en dirección noroeste sobre las cuatro de la mañana, según alertó una llamada de teléfono al 112 que rápidamente activó el protocolo de urgencia.

Sobre las 10:20, la embarcación de Salvamento Marítimo Salvamar Alkaid lograba interceptar a la embarcación a unas 13 millas suroeste de la isla de Tarifa. La intervención tanto de la Alkaid como de la embarcación del Servicio Marítimo de la Guardia Civil Río Sena fue de lo más oportuna, pues la embarcación que se encontraba abarrotada de inmigrantes y "era una auténtica bañera sumergida", según informó uno de los agentes.

El Servicio de Salvamento logró rescatar del mar a uno de los inmigrantes, un varón de mediana edad que no respondía a los estímulos y que fue evacuado a bordo del helicóptero Helimer Andalucía hasta la Isla de Las Palomas. Los esfuerzos del personal de socorro por reanimarlo fueron infructuosos y falleció poco después.

Un agente del Servicio Marítimo de la Guardia Civil informó ayer también de la "enorme dificultad" encontrada para evacuar y transportar a los inmigrantes en medio de un fuerte viento de poniente y una mar totalmente revuelta.

Sobre las 11:45 la embarcación Río Sena llegaba a puerto donde Cruz Roja ya había instalado un hospital de campaña en el que sus voluntarios fueron atendiendo a los inmigrantes que iban desembarcando. Primero, a cinco niños de entre tres y cuatro años. Una de las niñas venía en estado crítico y tanto ella como el resto de menores fueron trasladados rápidamente al centro de salud donde se les atendió de hipotermia y deshidratación principalmente. En la embarcación de la Guardia Civil también llegaron las primeras ocho mujeres que presentaban una situación más delicada y tras ser tratadas en el hospital de campaña de la Cruz Roja, fueron trasladadas hasta el centro de salud local y posteriormente derivadas según la gravedad al hospital Punta de Europa de Algeciras.

A las 12:04, la Salvamar Alkaid desembarcó al grueso de la expedición, compuesta por cuarenta personas. Cruz Roja, Guardia Civil, Protección Civil, Policía Local y la Policía Portuaria atendían y desembarcaban al resto de inmigrantes. Algunos de ellos no podían tenerse en pie. Entre el resto de inmigrantes viajaban el resto de las mujeres, entre ellas una de las embarazadas.

Daniel Iglesias, coordinador del Equipo de Respuesta Inmediata de Emergencia (ERIE), afirmó ayer que la situación de los niños era especialmente delicada por la extrema crudeza del clima y los rigores del viaje.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios