El informe patológico del supuesto aborto ilegal en Algeciras fue falseado

  • El documento adjuntado a la denuncia interpuesta por los padres no incluía el resultado del exámen macroscópico · Aplazada la declaración de Mota y Díez Murciano por revelación de secreto profesional

La copia del informe anatómico patológico realizado en el hospital Punta de Europa que fue adjuntada a la denuncia de unos padres que aseguran que les practicó un supuesto aborto ilegal el 2 de agosto de 2006 fue manipulado, según ha podido saber este diario. El documento alterado sirvió de base para la denuncia por mala praxis que interpusieron los padres contra cuatro ginecólogos.

El informe original elaborado por un patólogo del hospital algecireño era de dos páginas. En la primera se exponían las conclusiones de un examen macroscópico que se le practicó al feto y la segunda revelaba los resultados del estudio de carácter microscópico. A los padres del nonato sólo le entregaron -se desconoce aún quién y con qué fines- una sola página escrita por una cara que sólo reflejaba el análisis microscópico y cuya cabecera fue falseada. Este examen describía que el feto no presentaba anomalías y llevó a los padres a creer que el aborto practicado a la madre no era necesario y por eso lo denunciaron posteriormente. Si embargo, el examen macroscópico -que no fue aportado a la familia- determinó que los miembros superiores e inferiores del feto presentaban un aspecto edematoso y brillante y la apertura de las cavidades permitía la salida de líquido seroso tanto del abdomen (ascitis) como del tórax (derrames pleural y pericárdico) en cuantía moderada. Esta descripción coincide con el diagnóstico de hidrops fetal no inmune idiopático que le fue comunicado a la familia para que decidiera si interrumpía el embarazo.

Tras salir a la luz pública este caso en octubre de 2006, la dirección del Área Sanitaria denunció por revelación del secreto profesional a los ginecólogos Julián Mota y Antonio Díez Murciano ya que el informe del servicio de anatomía patológica era de carácter interno. Además la dirección de la gerencia quería aclarar si la información revelada era una acción ilícita que correspondía a unos fines determinados. Ambos ginecólogos tenían que prestar declaración ayer en el Juzgado de Instrucción número 1, aunque finalmente la diligencia quedó aplazada.

La mujer estaba de 23 semanas desde la última regla cuando se le practicó el aborto en el Punta de Europa, un plazo en el que sólo algunos centros sanitarios, no el hospital algecireño, se puede practicar la interrupción legal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios