El ex gerente de Urbanismo de Granada es denunciado por la Fiscalía

  • El empresario Carlos Marsá acusó a Lorente tras hacerlo seguir por un detective

El Campeonato del Mundo de Baloncesto de Japón en agosto de 2006 produjo ayer un terremoto jurídico en el área de Urbanismo de Granada. El informe de un detective contratado por el presidente del club de fútbol Granada 74, Carlos Marsá, para probar la estrecha relación de amistad entre el ex gerente de Urbanismo, Manuel Lorente, y el promotor José Julián Romero, ha desembocado en una denuncia de la Fiscalía de Granada contra ambos por cohecho y prevaricación. En ella también aparece implicado el jefe del servicio de Gestión Urbanística, Emilio Martín Herrera.

El viaje a Japón de Julián y Lorente con sus esposas, pagado en primera instancia por el promotor y parcialmente devuelto por el funcionario, ha sido la supuesta dádiva que precipitó la investigación preliminar de la Fiscalía.

Según los indicios, el fiscal, tras comprobar la denuncia presentada por Marsá y los expedientes que recibió anónimamente sobre operaciones de JJ Consulting, establece que Lorente no sólo no se abstuvo en diversos expedientes relativos al promotor con el que sostenía una íntima relación de amistad, sino que informó favorablemente a sus pretensiones y en circunstancias "que pugnaban con lo pactado y con la propia legalidad urbanística".

El decreto de denuncia se centra en tres actuaciones en las que la amistad con el ex gerente de Urbanismo habría beneficiado supuestamente al presidente del CB Granada, enemigo declarado de Marsá desde los tiempos que ambos gestionaban el equipo de baloncesto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios