800 familias afectadas por un vertido en la red de agua en Málaga

Un total de 800 familias de la barriada malagueña de Miraflores de El Palo están sin agua corriente en sus casas desde la noche del lunes porque una o varias personas echaron un vertido tóxico en el pozo del que se suministra a esa zona. No ha habido heridos, pero la Policía Nacional está investigando el suceso y se está a la espera de conocer exactamente qué tipo de producto se vertió y en qué cantidad para proceder a su limpieza y restaurar el servicio. Tanto en la noche del lunes como ayer se tomaron varias muestras que están siendo analizadas en el laboratorio de la Empresa Municipal de Aguas (Emasa) y en otro privado.

"Está claro que ha sido algo intencionado", destacó Félix Benítez, presidente de la entidad urbanística Miraflores de El Palo -entidad encargada de la gestión del pozo-, quien subrayó que es la primera vez que les ha pasado algo así en los más de 30 años que llevan funcionando. Benítez detalló que solo se puede acceder al pozo a través de dos puertas metálicas con llave que no estaban forzadas, por lo que entiende que la persona o personas que realizaron ese vertido tienen esa llave. Eso, en principio, reduce la posibilidad a los trabajadores de la entidad urbanística -a los que Benítez descartó "totalmente porque no hay razones para ello"- y a otra serie de personas que entran por esa puerta para acceder a unos trasteros anexos.

El pozo tiene una tapadera pero se están haciendo unas reparaciones y hay unas grietas en el tubo por el que se impulsa el agua, siendo por esas ranuras por donde se ha echado el líquido. En un contenedor de basura situado justo en la acera de enfrente se encontraron ayer numerosos botes con unas etiquetas que ponían Lauril Eter y Fluido Espumógeno. El primero es un detergente que hace espuma y que se usa habitualmente en productos de cosmética y el segundo un líquido que se suele utilizar en fiestas de la espuma diluido con agua.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios