El ciberacosador de 81 menores dice que sus amigos accedían a su ordenador

  • Asegura que no ha entrado en "ninguna cuenta", aunque según los datos de la empresa Microsoft, los datos sobre las conexiones provenían de su domicilio

Comentarios 8

El presunto ciberacosador de 81 jóvenes, la mayoría chicas menores de edad, y que hoy ha empezado a ser juzgado en la Audiencia Provincial de Madrid, ha negado los hechos señalando que sus amigos también tenían acceso a su ordenador y solo ha reconocido que ha hecho un curso de aplicaciones informáticas. Jorge M.C., al que la Fiscalía pide 359 años de cárcel por los delitos de elaboración y difusión de pornografía infantil, amenazas graves, vejaciones injustas, descubrimiento y revelación de secretos, ha destacado que otra persona ha podido acceder a sus direcciones informáticas y que, además, existen páginas como votamicuerpo.com donde los jóvenes cuelgan imágenes que puede ver todo el mundo.

Ha resaltado que en la época de los supuestos delitos, entre 2007 y 2009, estaba "de moda" entre los jóvenes hacerse fotos en el baño con el propio móvil y luego colgarlas en ese tipo de páginas, y que, además, su ordenador pudo ser utilizado por más personas, incluidos sus familiares y amigos que acudían a su casa en Chipiona. El acusado, de 27 años, ha manifestado que ha estado en tratamiento psicológico por esta denuncia y, a preguntas de su abogado, Juan Carlos Higuera, ha dicho que está en libertad provisional con la medida cautelar de no acceso a internet. Sin embargo, la abogada de tres de las víctimas, Carmen Carcelén, ha explicado a los periodistas antes de empezar la vista que Jorge, que estuvo en prisión cuatro meses (de junio a octubre de 2009), está en la calle y puede acceder a un ordenador.

El representante del Ministerio Público ha recordado al acusado que existen "pruebas contundentes" contra él, pero Jorge ha insistido en asegurar que no ha entrado "en ninguna cuenta", ni ha "insultado" ni "denigrado" a nadie por internet. Preguntado por qué en su ordenador la Policía halló vídeos de unas menores de 14 y 15 años masturbándose y haciendo las posturas de carácter sexual que precisamente él les había pedido previamente en unos mensajes amenazadores, el procesado ha contestado que no se lo explica y ha comentado que si había alguna imagen de chicas de instituto en su ordenador a lo mejor es porque las habría solicitado en el "perfil público" de ellas.

"Te cambio la contraseña d tu msm si no m pones la kam y m dejas vert al menos las tetas" o "k tal cielo, ola, pasas d mi?, weno mira a tomar x culo t cambio la contraseña dl msm", son algunos de los mensajes que, según ha leído hoy el fiscal, Jorge envió a sus víctimas. El inspector jefe de la Brigada de Investigación Tecnológica (BIT) de la Policía nacional, Enrique Rodríguez, ha destacado que tras recibir la denuncia de una joven en Madrid se pidió a la empresa Microsoft los datos sobre esas conexiones y resultó que provenían del domicilio del acusado en Chipiona, donde su padre aparecía como titular de la cuenta de internet.

El juicio continuará mañana con la declaración de las víctimas, algunas de las cuales testificarán a puerta cerrada por tratarse de supuestos delitos de pornografía infantil, tal y como han pedido las acusaciones. Al principio de la vista, la defensa, que pide la absolución, ha solicitado al juez de la sección tercera, Juan Pelayo, la nulidad al entender que hubo irregularidades tanto en las entradas y registros a la casa de su cliente como en los accesos a sus cuentas de internet, pero el magistrado los ha rechazado. El escrito provisional del fiscal apunta a que el acusado, desde el ordenador de su casa en Chipiona y, entre 2007 y 2009, entró en contacto con sus víctimas a través de Messenger, consiguió sus contraseñas y les hacía ver que podía controlar todos sus mensajes y fotos si no accedían a enviarle imágenes de ellas desnudas o en determinadas posturas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios