La acusación pide 27 años por el asesinato del dueño de un bar

  • La víctima se resistió a un atraco al cerrar su establecimiento en la barriada de Bellavista.

La acusación particular ha pedido 27 años de cárcel para dos hombres y una mujer, acusados de matar de un tiro en la cabeza al dueño del bar "Los Camioneros" de la barriada de Bellavista, cuando éste se resistió a un atraco al cerrar su establecimiento.

Este escrito de acusación presentado por la viuda y dos hijos del fallecido se ha unido al de la Fiscalía de Sevilla, que ha pedido 21 años de cárcel para cada procesado.

El escrito de la letrada Ofelia Liñán, al que ha tenido acceso Efe, dice que los tres procesados "ya llevaban planeando cometer un atraco en el Bar Los Camioneros, para lo cual habían llevado a cabo labores de vigilancia".

Para ello, alrededor de la 1 de la madrugada del 27 de noviembre de 2005, la acusada A.M.R.Y. se dirigió al bar y pidió una cerveza y una ensaladilla, que apenas terminó, y cuando vio que los últimos clientes se disponían a marcharse, se dirigió a una cabina telefónica situada a 13 metros del local y simuló hacer una llamada, avisando así a sus compinches.

Una vez dado el aviso -añade el escrito- la mujer volvió a entrar en el bar, recogió una bolsa del mostrador y acompañó al dueño A.S.M. hasta la puerta.

Cuando la víctima tenía ya las llaves en la cerradura, fue encañonado por el segundo acusado D.B.F., que le apuntó a la cara con una escopeta de cañones recortados y le exigió todo el dinero que llevase.

Añade Ofelia Liñán que el dueño del bar "de manera instintiva se negó a entregar el dinero e intentó esquivar la agresión, cerrando la hoja de la puerta del establecimiento", momento en el que D.B.F. le disparó a bocajarro en la cara.

La víctima falleció de manera casi instantánea a causa de la destrucción de centros vitales, precisa la acusación.

La acusada A.M.R.Y., su hermano M.R.Y. y D.B.F. huyeron súbitamente por la calle Enamorados, dejando en el suelo una bolsa de hielo que había comprado la mujer, y luego se deshicieron del arma empleada y del ciclomotor en el que se habían desplazado.

A diferencia del fiscal, que aprecia un delito de homicidio, la acusación particular califica los hechos como asesinato con alevosía, por el que pide 20 años de prisión para cada acusado, junto a otros 4 años por un delito de robo y 3 por tenencia ilícita de armas.

La víctima tenía 55 años, estaba casado y tenía dos hijos, por lo que la Fiscalía solicita el pago de una indemnización de 125.000 euros a la viuda y 10.350 euros a cada uno de sus hijos, cantidades que la acusación deja iguales para los hijos y eleva a 155.036 para la viuda.

Pese a tratarse de un presunto delito de homicidio, competencia de los jurados populares, el caso será enjuiciado en los próximos meses por un tribunal profesional de la Audiencia de Sevilla al existir otro delito conexo de tenencia ilícita de armas, han explicado a Efe fuentes judiciales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios