El Supremo rebaja a una multa y diez años de inhabilitación la condena por prevaricación al juez Urquía

  • El que fuera titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Marbella fue condenado por pedir dinero a uno de los imputados en la 'Operació Hidalgo' al que dejó en libertad provisional posteriormente.

Comentarios 2

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena a dos años de cárcel al juez Francisco Javier de Urquía por pedir dinero a través de un amigo a uno de los imputados en la operación Hidalgo, a quien después dejó en libertad, aunque le rebaja la multa por prevaricación al entender que no fue continuada. La sentencia de la Sala de lo Penal del TS, de la que ha sido ponente el magistrado Miguel Colmenero, estima así parcialmente el recurso del juez contra la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que le condenó también a 17 años de inhabilitación por prevaricación continuada y cohecho y a pagar una multa de más de 54.000 euros por el primero de los delitos.

El TSJA consideró acreditado que el ex titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Marbella se puso de acuerdo con su amigo A.F.A, también condenado a dos años de prisión por cohecho, para pedirle 60.000 euros a Azam Khan, uno de los imputados en la operación Hidalgo, a cambio de decretar los autos de libertad provisional para él, su mujer y su sobrino. El Supremo ratifica la sentencia del TSJA respecto al delito de cohecho, pero en el caso de la prevaricación rebaja la multa al juez Urquía hasta los 9.125 euros, ya que entiende que la decisión de poner en libertad a Azam Khan, Jan Nadir y Khadija Dahamany fue adoptada en una "única acción" y que, por tanto, no puede calificarse de continuada. "El delito continuado exige una pluralidad de acciones u omisiones", señala la sentencia, que explica que el hecho de que Urquía dictara el mismo día tres autos distintos para acordar la libertad de los imputados "no permite apreciar la existencia de acciones autónomas dotadas de individualidad suficiente". No obstante, esto sólo supone una rebaja de la pena de multa, ya que la inhabilitación que el TSJA fijó por el delito de prevaricación -10 años, que se sumaron a otros 7 por el cohecho- ya fue impuesta en el mínimo legal.

El TS, sin embargo, confirma en todo lo demás la decisión del tribunal andaluz, ya que cree que el delito de cohecho quedó suficientemente acreditado durante el juicio, y recuerda que el propio Azam Khan reconoció la entrega de 60.000 euros al juez a través de un amigo. Una declaración que concuerda "con el hecho de que el recurrente acordó la libertad de los tres presos, sin que concurrieran razones objetivas de clase alguna para ello", indica el Supremo, que considera que la decisión del TSJA al condenar a Urquía fue razonable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios