El SAS deberá pagar a la familia de un fallecido por diagnósticos erróneos

  • El TSJA impone una indemnización de 166.134 euros porque el enfermo falleció por una enfermedad que nunca fue diagnosticada, a pesar de que acudió en dos acasiones al servicio de urgencias de Valme en Sevilla

El Servicio andaluz de Salud (SAS) ha sido condenado por el TSJA a pagar 166.134 euros a la familia de un hombre de 52 años que falleció en 2001 en el Hospital de Valme de Sevilla, a cuyo servicio de urgencias acudió varias veces y donde le dieron dos diagnósticos erróneos.

Según un comunicado de la asociación "El defensor del paciente", el fallecido fue al servicio de urgencias del Hospital de Valme en varias ocasiones y allí los médicos le mandaron a su casa tras diagnosticarle erróneamente un cólico biliar y una lesión en el riñón derecho.

Finalmente, el hombre fue ingresado en el centro, donde falleció a los pocos días debido a una hemorragia interna consecuencia de que la enfermedad que padecía nunca fue diagnosticada.

Además, la asociación ha denunciado que al hombre se le trató en el hospital con sintrom, un anticoagulante, durante más de 20 años sin tener "ningún diagnóstico" y ha recalcado que si hace 20 años "hubieran hecho un estudio pautado" habrían descubierto el mal, un síndrome antifosfolípido primario, y no hubiera fallecido.

También han resaltado que si en Urgencias le hubieran atendido a tiempo, "le habrían podido salvar la vida".

Según esta asociación, ésta es la segunda sentencia condenatoria por mal funcionamiento de las urgencias de los hospitales sevillanos que recibe el SAS a raíz de las denuncias interpuestas por "El defensor del paciente" en pocos meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios