Repsol reabre el yacimiento de gas submarino del Golfo de Cádiz

  • 'Poseidón', a 30 kilómetros de la costa de Mazagón, es el último pozo 'off-shore' de gas del país y Andalucía, la única región productora con tres bloques operativos en 2008 en las provincias de Sevilla y Huelva

Repsol volverá a reinar en las aguas el Golfo de Cádiz. Después de dos años sin actividad, la compañía petrolífera ha decidido reabrir el yacimiento submarino de gas natural apelado con el nombre del dios griego Poseidón. La reanudación de las extracciones se producirá "en los próximos meses" y es el resultado positivo de los estudios de viabilidad técnica, económica y comercial realizados por la empresa para valorar la continuidad de la producción o la transformación de este pozo en un almacén de hidrocarburos.

Los sondeos han confirmado la existencia de más reservas de gas en el bloque (zona) denominado Poseidón Norte, a unos 30 kilómetros mar adentro de la costa de Mazagón -el Sur, en cambio, lleva inactivo varios años-. Esta decisión tiene dos implicaciones de gran relevancia para el sistema gasístico español: por un lado, significa la recuperación del mayor yacimiento, y el único submarino, del país; y, por otro, el abandono -por ahora- del proyecto para su conversión en almacén.

El regreso de las operaciones extractivas a Poseidón supone el afianzamiento de Andalucía como única región productora del país de este hidrocarburo a través de los yacimientos El Ruedo y Las Barreras, ambos propiedad de Unión Fenosa, y El Romeral, perteneciente a Gas Natural, compañía que también ha programado la reactivación de la producción en la zona llamada Marismas, en la desembocadura del Guadalquivir (entorno de Almonte).

Según la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores), los pozos operativos en 2008 -El Ruedo, Las Barreras y El Romeral- generaron en 2008 un volumen de 179 gigavatios a la hora (GWh), de los que 135 emanaron de El Romeral. Estas magnitudes son ínfimas comparadas con el consumo anual de gas natural en España y reflejan claramente el gran déficit energético del país y la peligrosa dependencia de las importaciones. La demanda alcanzó el año pasado los 450.726 GWh, un 10,9% más que en 2007 debido al fuerte incremento de la actividad en las centrales de ciclo combinado. Esto supone que la cobertura de la producción interior es de un raquítico 0,04%; el resto, un 99,96%, llega mayoritariamente de Argelia, Nigeria y Qatar a través de gasoductos internacionales y de buques metaneros que tienen como destino las seis plantas regasificadoras distribuidas por la península (como la del puerto de Huelva).

Los yacimientos de Poseidón Norte y Marismas aportarán ahora un pequeño granito de ahora para compensar este desequilibrio, sobre todo Poseidón porque en 2005, el último año completo que estuvo operativo, produjo 1.553 GWh, ocho veces más que los tres enclaves juntos.

Esta aportación es importante pero sigue siendo residual. Por eso el Ministerio de Industria ha diseñado un plan de nuevos almacenamientos aprovechando antiguos pozos o profundos acuíferos. Actualmente sólo existen dos, el submarino Gaviota frente a las costas de Bermeo (Vizcaya) y el terrestre de Serrablo (Huesca). La planificación nacional prevé siete nuevos y la ampliación de Gaviota, y su objetivo es obvio: aumentar la capacidad de acumulación de reservas para reducir el riesgo que entraña la dependencia exterior. Los proyectos más avanzados y que ya están en tramitación son el submarino Castor (frente a Castellón) y el de Marismas (programado en dos fases), en los municipios de Hinojos y Almonte, donde también se encuentra el yacimiento reabierto.

179

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios