Desglose de resultados por provincias

El PP vence en Málaga y Almería y el PSOE en el resto de provincias

  • El Partido Popular avanza en Andalucía y vuelca la situación en Málaga y Almería. Los socialistas dominan Sevilla, Huelva, Córdoba, Granada, Jaén y Cádiz pero pierden votos en todas las provincias.

Comentarios 9

Andalucía ya decidió en 2004 enviar sólo al Congreso de los Diputados a los dos partidos mayoritarios, PSOE y PP, y así lo ha mantenido en las elecciones de ayer, con una palpable mejora de los resultados para los populares. Una tendencia al alza que también registran en las autonómicas y que se podía adivinar desde las pasadas municipales, en las que consiguieron ser la fuerza más votada en las ocho capitales de provincia, aunque no tienen las Alcaldías de Sevilla, Córdoba y Jaén por los acuerdos de PSOE e IU.

El PP da un vuelco en Málaga

El Partido Popular hizo valer ayer su dominio del voto urbano en el litoral malagueño para imponerse al PSOE en las elecciones autonómicas en la provincia, donde los populares alcanzan por primera vez los ocho escaños, por siete de los socialistas y uno de Izquierda Unida. Se trata de la tercera ocasión, en ocho convocatorias autonómicas, en la que los populares logran desbancar a los socialistas en la provincia. El PP revalidó la reciente victoria obtenida en las municipales y creció a costa de los andalucistas, que perdieron su diputado, y del propio PSOE malagueño, que también vio reducida su presencia en la Cámara autonómica en otro parlamentario. 

La candidatura de Javier Arenas dio un vuelco en toda la franja costera, donde los socialistas sólo vencieron en Benalmádena, cuya alcaldía recuperó hace casi un año Javier Carnero. Pero fue la única excepción en la que no se invirtieron las tornas con respecto a la cita electoral de 2004.

En la capital malagueña, los populares aventajaron en más de 12.000 votos a los socialistas. También fueron significativas las diferencias en otros feudos municipales del PP, como Marbella y Fuengirola, con más de 5.000 sufragios de ventaja para los populares, y Torremolinos, con más de 4.000.

La cabeza de lista de los populares malagueños, Esperanza Oña, cosechó una importante victoria en Fuengirola, localidad de la que es alcaldesa y donde la distancia sobre los socialistas fue de casi 20 puntos.

Sevilla, pieza clave para la victoria socialista

La provincia de Sevilla volvió a ser uno de los bastiones del PSOEpara su victoria tanto en las elecciones generales como en las andaluzas. Al término de la jornada electoral, los socialistas se habían impuesto en ambos comicios con una amplia mayoría y en términos muy parecidos a los del año 2004. La fotografía de la noche electoral es prácticamente la misma que la de hace cuatro años.

El PSOE obtuvo ocho de los 12 escaños que estaban en juego para el Congreso de los Diputados por esta circunscripción. La figura de Alfonso Guerra como cabeza de lista por Sevilla volvió a actuar de referente y los socialistas revalidaron su mayoría en esta tierra sin demasiados problemas. La candidatura de José Luis Rodríguez Zapatero consiguió en Sevilla casi 623.000 de sus más de diez millones de votos, lo que supone prácticamente un 58 por ciento de las papeletas que ayer se depositaron en las urnas de esta provincia.

El PP se quedó con las cuatro actas restantes que estaban en juego, lo que supone la mayor diferencia en escaños de toda Andalucía. Una de las estrategias de los populares pasaba por arrebatar uno o dos escaños de cada una de las provincias andaluzas a los socialistas para tratar de sumar peso en una balanza que terminó cayendo del lado contrario. En el marco de esa táctica estaba la designación de Soledad Becerril como cabeza de lista por Sevilla como rival de Alfonso Guerra.

Pese al tirón que aún tiene la que fuera alcaldesa de Sevilla entre 1995 y 1999, sobre todo en los ciudadanos de la capital andaluza, los populares no lograron su objetivo.

Valderas sobrevive en Huelva

En Huelva todo lo que estaba en juego apuntaba al marcador del Parlamento andaluz, con nuevas constantes vitales. El principal dato es el destierro radical del andalucismo a favor de un PP que, con todo, no logra recuperar los cinco diputados que atesoraba antes de que la movilización del 11-M volteara en 2004 todas las previsiones. Los socialistas revalidaron ayer su victoria y el escaño que se pierde en el camino se convierte en el aval de supervivencia de Diego Valderas, el candidato de IU a la Presidencia de la Junta de Andalucía que regresa al Hemiciclo habiéndoselo jugado todo a una carta y deviniendo casi en un cadáver político.

Rozó la participación el 70 porciento en la provincia, la movilización necesaria para una reválida cómoda para el PSOE en el Gobierno autonómico. Con siete de cada diez votos de los votos escrutados al cierre de esta edición, los onubenses habían otorgado su confianza a la candidatura que en la provincia encabezó Cinta Castillo en un 53,17 por ciento, con un total de 95.152 votos; frente a los 60.424 sufragios que apoyaron la alternativa popular, la lista que en Huelva encabezó el alcalde de la capital, Pedro Rodríguez. La Izquierda Unida de Valderas se aferró al escaño (un puesto que hasta avanzado el escrutinio estuvo bailando entre las formaciones mayoritarias), con casi 15.000 votos.

El Partido Socialista pierde en la provincia onubense 14.000 votos respecto a 2004 y el PP ha ganado 3.000. La distancia que en los últimos comicios generales fue de 25 puntos porcentuales entre los dos partidos mayoritarios se acorta ahora en cuatro enteros.

El mundo rural otorga el voto al PSOE

El PSOE ganó ayer las elecciones al Parlamento y al Congreso en la provincia tras un apretado pulso con el PP, que no pudo neutralizar la potencia socialista en los pueblos con su buen resultado en la capital. De lejos, IU se hunde. Como prueba, un dato: la coalición sumó en la capital 40.000 votos menos que en las municipales y en localidades como Puente Genil, donde gobierna tras un ajustado resultado con los socialistas, apenas ha conseguido 590 votos por casi 11.000 del PSOE.

Aunque la pugna electoral de la noche la mantuvieron los dos principales partidos. Los sondeos auguraban en el Congreso un empate a tres diputados después de que la circunscripción cordobesa perdiera uno de los siete escaños de los que aporta a la Cámara Baja, y el PSOE ha mantenido sus cuatro parlamentarios mientras que el PP se ha quedado en dos, uno menos. Pero el resultado final estuvo más que ajustado. Porque el diputado que daba la victoria a los socialistas estuvo bailando toda la noche entre las dos formaciones Apenas 1.000 votos se convertían en un valor decisivo que estuvo en constante vaivén. El PP gana claramente las elecciones en la capital, que ha sido su valor más importante, pues en las zonas rurales sigue existiendo un claro predominio socialista.

En el Parlamento andaluz, el recorte del PP al PSOE se constató en un parlamentario, logrando así cinco representantes, mientras IU mantuvo intacto el que lograra en 2004. Algo que, sin embargo, se le resistió a los andalucistas que, al igual que en el resto de circunscripciones andaluzas también desaparecieron, cediendo su puesto a los populares.

Victoria de los populares en Almería

Con cabeza y corazón, el efecto Arenas y el autobús del cambio se dejaron sentir ayer en los pueblos de la provincia. El PP de Almería consiguió los mejores resultados de su historia y consiguió una más que rotunda victoria tanto en las elecciones generales como en las autonómicas. La formación que preside Gabriel Amat derrotó al PSOE de Martín Soler en todas las cámaras en liza, aumentado en el número de votos y representantes del Parlamento andaluz, el Congreso de los Diputados y el Senado.Los populares dieron ayer un vuelco a los resultados logrados en los comicios autonómicos y generales de 2004 y pasaron de cinco a siete parlamentarios, de uno a tres senadores y de dos a tres diputados nacionales. Con casi 161.000 votos en las elecciones generales al Congreso de los Diputados, más del 50,71 por ciento del electorado, el PP se alzó ayer como la primera fuerza política de la provincia, seguida del PSOE con alrededor de 130.586 votos que representan el 41,25 por ciento de los almerienses que acudieron a su cita con las urnas. Ni Izquierda Unida ni el Partido de Almería (PAL) lograron representación. IU perdió cerca de 1.000 votos y con 8.633 se quedó con sólo el 2,72 por ciento de los votantes. El PAL de Juan Enciso sufrió un duro revés al quedarse relegado a cuarta fuerza política de la provincia con poco más de 8.320 votos –un 2,63 por ciento–. El PP consiguió la victoria en todos los grandes municipios de la provincia, con especial firmeza en Roquetas de Mar, El Ejido y la capital almeriense.

Avance socialista en Granada

Los socialistas revalidaron ayer su triunfo en la provincia de Granada. En el Parlamento andaluz, perdieron un escaño a favor del PP, quedando el cómputo en seis diputados sobre cinco –45,7 y 42,23 por ciento, respectivamente–. Mientras IU lograba mantener inamovible el mismo representante que lograra en 2004 e idéntico respaldo de un 7 por ciento del electorado granadino.

En el Congreso, la victoria fue sin paliativos. Sumaron el 49,53 por ciento de los votos en las elecciones al Congreso de los Diputados, por el 41,53 por ciento del PP. Con ello, logró mantener los cuatro diputados en Madrid, frente a los tres del PP. Idéntico resultado que hace cuatro años y el más repetido desde 1993, con la excepción de las de 1996, cuando PSOE y PP empataron a tres y un escaño fue para IU, que ayer apenas logró el 5 por ciento de los votos.

Los socialistas, con 256.015 votos, aventajaron a los populares, con 214.667 apoyos, en las elecciones generales en la provincia en 8 puntos, poco más del doble de distancia de la que obtuvo ayer Zapatero sobre Rajoy. Pero casi la mitad que la que consiguieron sobre los populares en la provincia granadina hace cuatro años y, aunque difícilmente extrapolable, dos punto por encima del su triunfo ante el PP en las últimas municipales de mayo del año pasado.

En el Senado, victoria contundente de los socialistas que llevarán desde Granada a sus aspirantes, mientras que el PP se quedará con uno, el de su presidente provincial, Sebastián Pérez.

IU se despide de Jaén

La reñida noche electoral en Andalucía tuvo también su reflejo en la provincia de Jaén, donde anoche, a falta de un diez por ciento de votos por escrutar, el PP arrebataba a IU el único representante que la federación de izquierdas logró en 2004 por esta circunscripción en el Parlamento andaluz. Algo con lo que en un principio no contaba el partido que lidera Javier Arenas, ya que no guardaban esperanzas de subir –cinco escaños–, sino de que su grupo parlamentario se quedara tal y como ha estado hasta ahora.

Frente a la subida popular, el PSOE mantuvo sus siete representantes en el Parlamento en una lista comandada por pesos pesados: Mar Moreno, presidenta de la Cámara; Gaspar Zarrías, consejero de la Presidencia, y Francisco Vallejo, titular de Innovación, Ciencia y Empresa.

En el Congreso, la situación de la provincia jienense permaneció estática respecto de los anteriores comicios de hace cuatro años. Así, el PSOE revalidó su éxito electoral con algo más de un 55 por ciento de los escrutinios a su favor y logró los mismos cuatro escaños de entonces, mientras que el PP consiguió los otros dos de la circunscripción, una vez escrutado el 99,49 por ciento de los votos, según los datos facilitados por el Ministerio del Interior.

La lista socialista, encabezada por la ex consejera de Obras Públicas y Transportes de la Junta de Andalucía Concepción Gutiérrez, logró 227.172 votos, el 55,4 por ciento, mientras que los populares, con otro nombre histórico de su cantera andaluza, Gabino Puche como cabeza de lista, obtuvo 150.259 sufragios, el 36,65 por ciento.

La siguientes fuerzas en votos, pero sin voz en el Parlamento ni en el Congreso, fueron IU y CA, que lograron algo más de 19.000 votos el primero y poco más de 4.500 el segundo. Al millar de sufragios llegó el partido de nuevo cuño de Rosa Díez, UPyD.

Cádiz confía en el PSOE

La provincia de Cádiz volvió a dar ayer una vez más su confianza al Partido Socialista (PSOE), que se convirtió en el claro ganador en esta circunscripción electoral tanto en los comicios generales y autonómicos.

La subida generalizada experimentada por el PP, que le arrebató a los socialistas un escaño en el Congreso de los Diputados, no empañó la clara victoria del PSOE, que le ganó a los populares por más de 80.000 votos de diferencia en los generales y por algo menos de 60.000 sufragios en las autonómicas. De las otras dos formaciones políticas de relevancia, Izquierda Unida (IU) salvó la cita electoral al mantener el escaño de Ignacio García en el Parlamento de Andalucía mientras que Coalición Andalucista (CA) experimentaba un batacazo histórico al desaparecer del panorama político provincial y andaluz. El escaño que estos cuatro años ha ocupado Antonio Moreno y que aspiraba a ostentar Manuel Prado cayó finalmente en el saco del PP.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios