La Junta refuerza su papel financiero con una nueva línea de ayudas a las pymes

  • Firma un acuerdo con el ICO por el que destinará 10 millones a avalar un 25% más de los préstamos · El programa para empresas viables con problemas de financiación salva 114 negocios y 7.000 empleos

El giro dado por la Junta a su política de ayudas, en el que da menos y presta más, se reforzó ayer con un nuevo instrumento financiero para paliar los problemas crediticios que asfixian a las pymes: un fondo de 10 millones para avalar un 25% de los préstamos que soliciten al Instituto de Crédito Oficial (ICO). Para su puesta en marcha, el Consejo de Gobierno autorizó a la Consejería de Innovación la firma de un convenio por el que sumará ese porcentaje a las garantías del 50% del préstamo que oferta este organismo a través de su Línea ICO-Liquidez Pyme (10.000 millones), de manera que sólo el 25% restante correrá a cargo de las entidades financieras.

Con esta medida, que ya está operativa y que es pionera en el país, la Junta lo que pretende es facilitar el acceso de las pymes al dinero, que les sigue siendo esquivo a pesar del cambio que se empieza a notar en la banca, que ya presta, pero eso sí, a las grandes empresas. Este programa, que está previsto que movilice más de 300 millones, estará principalmente enfocado a grupos de empresas vinculados a sectores estratégicos como el del mueble, la piedra natural, la joyería o la industrial auxiliar agroalimentaria.

La razón de apostar por este tipo de ayuda, según explicó el nuevo consejero de Innovación, Martín Soler, está en la propia demanda de los empresarios y que ahora mismo se centra en la necesidad de garantías y avales que les proporcionen liquidez. Así, detalló que el catálogo de instrumentos financieros de los que dispone la Junta es más amplio y existen otras fórmulas como los préstamos reintegrables, subvenciones de los tipos de interés o la entrada en el capital social como accionista, y si el proyecto es finalmente viable, se sale del consejo de administración.

No obstante, este papel prestador no es incompatible con los incentivos a fondo perdido, aunque estos están a la baja ante lo que pueda pasar a partir de 2013 con los recursos que llegan de la Unión Europea. "Es cierto que estamos reorientando las ayudas a fondo perdido a préstamos retintegrables u otras figuras, pero vamos a seguir dándole a cada empresa lo que necesita, si es a fodo perdido lo tendrá, y la que quiera un crédito, un aval o una garantía, los tendrá".

Y una prueba de que lo que se demanda y funciona son este último tipo de ayudas, está en los primeros resultados del plan para empresas viables con problemas de financiación. Desde que entrara en vigor el pasado mes de noviembre, con 72 millones de euros se han logrado salvar 114 empresas y consolidar 7.037 empleos. Además, la respuesta está siendo rápida, 22 días de espera, lo que encaja con los dos objetivos que se persiguen: el mantenimiento de la actividad y la reestructuración de las empresas con problemas de mercado por caída de la producción o la demanda. "Estos 7.000 empleos bien a merecido la pena", dijo Soler, que adelantó que este programa continuará "hasta que no se recupere la normalidad en el acceso al circulante".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios