Andalucía

PSOE y Podemos acercan posturas sobre la reforma de la financiación

  • Ambos partidos coinciden en la necesidad de ampliar el volumen de recursos que el Estado reparte entre las comunidades y en avanzar en la armonización fiscal para evitar el 'dumping'

Comentarios 4

El acuerdo andaluz para la reforma del sistema de financiación autonómica está virando hacia la izquierda. Los partidos tienen hasta el 5 de febrero para presentar sus conclusiones dentro del grupo de trabajo creado en el Parlamento para abordar el asunto, pero el PSOE y el Gobierno regional han iniciado una ronda de contactos con el resto de fuerzas que empieza a dar sus frutos y este jueves, tanto Podemos como la Junta, defendieron el éxito de las conversaciones y la posibilidad de alcanzar un consenso.

Antonio Maíllo fue el primero en hablar con los representantes socialistas: Mario Jiménez, portavoz en la Cámara, y María Jesús Montero, consejera de Hacienda. También se mostró optimista, aunque con reservas sobre una posible instrumentalización del hipotético acuerdo por parte de la Junta. La reacción de Carmen Lizárraga fue similar. La portavoz económica del grupo parlamentario de Podemos cree que "hay base para lograr un acuerdo", aunque reconoció que hay aspectos en los que su formación no está dispuesta a ceder.

Dentro de esas propuestas blindadas, destacan la necesidad de eliminar la regla de gasto -y cambiarla por un "suelo de ingresos- y también la convicción de que "hay una insuficiencia global" en los recursos que el Estado reparte entre las comunidades para sufragar los servicios que presta. Ahí coinciden con los socialistas, que también salieron contentos de la reunión, pese a que no les gustan las referencias de Podemos al "agujereo fiscal", que es como definen en la formación morada a la rebaja del Impuesto de Sucesiones y Donaciones pactada por el PSOE y Ciudadanos.

También hay acuerdo entre socialistas y la formación morada en su apuesta por la armonización fiscal, aunque en Podemos son más concretos. Su idea es establecer mínimos de tributación comunes a todas las regiones y el establecimiento de "horquillas estrechas" en los distintos impuestos que sirvan para garantizar la autonomía fiscal. "Somos cautos", aseguró Lizárraga pese al optimismo mostrado por las tres fuerzas de izquierda del Parlamento andaluz.

María Jesús Montero y Mario Jiménez no son los únicos socialista que han abordado, en los últimos días, el compromiso de reforma de la financiación que salió de la Conferencia de Presidentes de 2017, que el miércoles cumplió un año. El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, desveló este jueves que se ha reunido con Susana Díaz y su homóloga en Baleares, Francina Armengol. Puig, que se verá también con el manchego Emiliano García-Page, se mostró este jueves "muy defraudado" porque el Gobierno de Mariano Rajoy haya incumplido su compromiso y "no haya sido capaz de dar una solución. "No podemos resignarnos", dijo el jefe del Ejecutivo valenciano, que cree que la negociación "se tiene que desatascar".

"Pero, ¿dónde están el PP y Ciudadanos?", se preguntó Carmen Lizárraga. Carmen Crespo, portavoz parlamentaria popular, ya había contestado esa pregunta el miércoles, cuando afirmó que el PSOE no se ha puesto en contacto con ellos para "excluirlos" del acuerdo. Crespo, además, acusó al PSOE de tener "controlado" a Ciudadanos. Sin embargo, la sintonía de la que socialistas y naranjas suelen hacer gala parece estar desafinada. El lunes, Juan Marín anunció un probable voto particular de su partido en las conclusiones del grupo de trabajo sobre financiación. Los socialistas aseguran que pretenden hablar con todos los grupos y este jueves el líder de la formación naranja reconoció que había recibido la llamada del PSOE. No pudo atenderlos porque estaba en Fitur, por donde también pasó este jueves la presidenta de la Junta.

El dirigente regional de Ciudadanos explicó que la formación defenderá con su voto particular la propuesta naranja a nivel nacional, que apuesta, entre otras ideas, por acabar con el cupo vasco, puesto que defienden "la equidad, la igualdad entre territorios y que todos los españoles tengan los mismos servicios básicos". Además, Marín, como vienen defendiendo los populares, recordó que el acuerdo para cambiar la financiación debe alcanzarse en Madrid.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios