Interior confirma que los cuatro agentes pisaron tierra

  • El ministerio dice que, según los propios afectados, el trato en Gibraltar fue "muy correcto"

El Ministerio del Interior emitió ayer un comunicado oficial con el relato de los hechos acontecidos el pasado lunes.

Así, explicó que, sobre las 19:45 horas, una cámara del SIVE de Carboneras detectó a una embarcación sospechosa. Este hecho fue puesto en conocimiento de los agentes de una zódiac del Servicio Marítimo de la Guardia Civil con base en Algeciras, que establecieron contacto visual con la embarcación sospechosa y procedieron a su identificación.

El relato de Interior agregó que la lancha emprendió la huida, cuando ya era de noche, "con reducida visibilidad y cambiando continuamente de rumbo. En ese momento fue perseguida por la embarcación oficial hasta que la zódiac sospechosa embarrancó en tierra. Los ocupantes salieron corriendo y fueron perseguidos por los cuatro guardias civiles del Servicio Marítimo", apuntó el comunicado.

Acto seguido fueron los propios agentes, cuando iniciaron la persecución, "quienes realizaron señales acústicas y luminosas para alertar al personal de la Policía gibraltareña que estaba en el muelle del puerto. Posteriormente, la Policía del Peñón se hizo cargo de los sospechosos y pidió a los guardias civiles que les acompañaran a sus dependencias", añadió Interior.

El ministerio recalcó que, según han manifestado los propios guardias civiles, "en todo momento el trato recibido fue muy correcto, mientras que los dos sospechosos quedaron a cargo de la Policía de Gibraltar acusados de un delito de entrada ilegal en Gibraltar y utilización de embarcación no permitida".

La intercesión el pasado lunes del ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ante el ministro principal de Gibraltar, Peter Caruana, fue la que permitió la liberación de los guardias civiles tras prestar declaración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios