El Gobierno califica el litoral almeriense como el más amenazado

  • El Ministerio de Medio Ambiente considera "enemigos del parque natural" a los ayuntamientos de Níjar y Carboneras

El Ministerio de Medio Ambiente califica a la costa almeriense como la más amenazada de todo el Mediterráneo, pese a que son las menos urbanizadas de todo el litoral español. Así lo constata en un estudio en el que propone el traslado de las fábricas próximas a las playas y de varios hoteles construidos en "suelo ilegal". El estudio se recoge en la Estrategia para la sostenibilidad de la costa, que ha supuesto un trabajo de dos años para los técnicos del Ministerio que dirige Cristina Narbona.

El informe asegura que "el actual desarrollo agroturístico e industrial en algunos puntos de Almería está generando un rápido deterioro de las condiciones naturales que caracterizan este litoral con agresiones que en muchos casos son irreversibles o suponen una corrección muy complicada". De los invernaderos que llegan incluso hasta el mismo borde de la orilla, el documento concluye que, además de su impacto paisajístico, pueden producir una "contaminación que afecte al ecosistema marino por la utilización de productos fitosanitarios".

El documento elaborado por el Ejecutivo central dedica un importante espacio al entorno del parque natural de Cabo de Gata y se detiene, como no podría ser de otra manera, en la agresión "más grave" a la que ha tenido que afrontar dicho entorno: el hotel construido en la playa del Algarrobico en el término municipal de Carboneras.

En los 75 kilómetros de costa que se encuentran dentro de este paraje protegido se afirma que "el deterioro del medio natural, el excesivo turismo de segunda residencia y la estacionalidad de los visitantes están consiguiendo frenar la actividad turística en Cabo de Gata, por lo que debe apostarse de una manera más decidida por estrategias de turismo sostenible".

Entre los ejemplos más flagrantes de estas agresiones medioambientales, el informe destaca el Plan Parcial aprobado por el municipio de Níjar junto a La Fabriquilla donde "las ocupaciones de dominio público y de la servidumbre de tránsito en San José, la Isleta del Moro, Cala Higuera, Las Negras y Aguamarga, el desarrollo urbanístico en San José, los desarrollos urbanísticos en algunas poblaciones y la falta de un modelo urbanístico", constituyen los más significativas.

El plan destaca que "el parque natural tiene enemigos en el Ayuntamiento de Carboneras y el de Níjar que tienen una visión negativa de la normativa del espacio protegido al considerarla perjudicial para su desarrollo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios