Gibraltar devuelve las armas y la lancha a la Guardia Civil

  • España y el Peñón coinciden en que el incidente diplomático en el que se retuvo a cuatro agentes no afectará al diálogo · Sindicato reclama un protocolo de actuación

Comentarios 172

La Policía de Gibraltar devolvió ayer a primera hora de la mañana a la Guardia Civil la embarcación y las armas de los agentes del Instituto Armado que el lunes por la noche permanecieron retenidos en el Peñón durante algo más de dos horas tras entrar en el puerto del Peñón persiguiendo a una lancha que lograron interceptar.

Según fuentes próximas al Instituto Armado, la devolución se produjo cuando una patrullera española se desplazó a aguas próximas a Gibraltar, donde una lancha de la Policía del Peñón hizo la entrega.

El Ministerio del Interior  confirmó en un comunicado que los cuatro guardias civiles retenidos el lunes por las autoridades de Gibraltar desembarcaron en tierra, donde persiguieron a los sospechosos de narcotráfico a los que seguían desde el mar. Los agentes de una zódiac recibieron información de una embarcación sospechosa e intentaron identificarla. La lancha huyó, con cambios constantes de rumbo, hasta que embarrancó en tierra, donde los guardias civiles continuaron la persecución.

El incidente provocó una cascada de reacciones. Desde Bruselas,  el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, achacó lo sucedido "a la persecución en caliente de unos supuestos narcotraficantes", y confió en que altercados como éste "no se repitan".

El diputado nacional del PSOE Salvador de la Encina afirmó que "las autoridades gibraltareñas deberían quizás tener el mismo celo que las españolas", aunque hizo hincapié en la necesidad ahora de "relajar la situación y mantener el diálogo. Este hecho no afectará al Foro sobre Gibraltar", dijo el parlamentario.

 También se pronunció el ministro principal de Gibraltar, Peter Caruana, cuya conversación el lunes por la noche con el ministro español de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, permitió la liberación de los cuatro guardias civiles. El político socialdemócrata calificó lo ocurrido de "muy grave", aunque elogió "la mediación de Rubalcaba" y dio por "zanjado" el asunto.

El representante político del Peñón aseguró que "no hubo contacto a través de radio entre los agentes españoles y gibraltareños, ya que de ser así la Policía del Peñón hubiera colaborado igual que ocurre al contrario para que los delincuentes no se beneficien de los conflictos políticos". Caruana agregó que el incidente "no debe afectar al Foro de Diálogo". 

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) expresó su "total respaldo" a los cuatro agentes retenidos y su actuación, así como su "preocupación por la escalada de tensión que se está viviendo en aguas del Estrecho". La asociación se preguntó "cómo es posible que en el Estrecho, una de las zonas más calientes del mundo en lo que se refiere a narcotráfico, inmigración y entrada de terrorismo islámico, todavía no haya un protocolo de actuación que aclare la forma de intervenir de ambas policías y en el que los perjudicados sean sólo los delincuentes y no los que están al servicio de la sociedad, como estos cuatro agentes, todos naturales de Cádiz y con una amplia trayectoria de trabajo en la Guardia Civil del Servicio Marítimo de Algeciras". Por ello, reclamó "el archivo de cualquier actuación legal ya sea en España o en Gibraltar, pues los agentes han cumplido el deber que tienen encomendado deteniendo a unos presuntos delincuentes".

En lo que respecta al principal partido de la oposición en España, el PP, su portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, pidió al Gobierno "que sea tan rápido a la hora de pedir explicaciones como lo es al pedir disculpas, ya que Rubalcaba se ha excusado sin que la opinión pública sepa de verdad lo que ha sucedido". En Andalucía, el secretario general del PP-A, Antonio Sanz, calificó de "indecente la permisividad y debilidad del Gobierno a la hora de aceptar agresiones y ataques de Gibraltar", y anunció que su partido pedirá la suspensión del Foro de Diálogo.

El diputado popular José Ignacio Landaluce aseveró que "las persecuciones en caliente están permitidas", y habló de "mofa" al referirse a la devolución de las armas y la lancha retenidas. "Gibraltar se ha reído otra vez de España al hacer procesionar a la Benemérita", dijo

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios