Educación insta a que se respeten las creencias de cada persona

  • Un padre dice que denunció en 2006 al docente del IES La Caleta por "insultar a menores por su libertad religiosa"

Comentarios 63

La Delegación provincial de Educación señala que en los centros docentes públicos no está permitida la exhibición de ninguna simbología de carácter religioso, a la vez que insta a que se respeten las creencias individuales de cada persona. Estas palabras las ofreció ayer la Administración educativa como respuesta al conflicto abierto en el Instituto de Educación Secundaria La Caleta.

Un conflicto surgido en el único centro de la provincia que en los últimos años ha recibido un premio nacional por su aportación a la mejora de la convivencia. Un conflicto que se ha originado como consecuencia de un cartel alusivo a la religión fuera de la escuela. Y un conflicto que motivó que el sindicato CGT convocara el pasado miércoles una concentración junto a la puerta del Instituto en defensa del profesor afectado y del carácter laico de la educación pública.

Ese profesor afectado, como lo califica la organización sindical, es la persona que colgó el cartel en el centro hace ya varios años. Y el nuevo director que ha llegado al instituto este curso lo ha retirado considerando ofensivo su contenido. Además, el enseñante ha sido advertido con la apertura de expediente disciplinario.

Este medio contactó ayer tanto con el docente como con el responsable máximo del IES La Caleta, pero ambos declinaron hacer declaraciones por el momento.

Quien sí las hizo fue Manuel Bernal Andamoyo, un padre que en 2006 denunció ante la Policía al profesor propietario de la lámina. Pero su denuncia no la motivó el cartel, sino "los insultos que dirigió a menores, entre ellos mi hijo, en contra de su libertad de creencia religiosa". Recalcó ese progenitor -también profesor de otro centro educativo de la ciudad- que lo que le pareció "intolerable" fueron "esos insultos a la libertad religiosa de las personas, no la lámina". Y puntualizó que su denuncia la interpuso sólo en la Policía, "no en el Obispado ni en la Consejería de Educación, como van diciendo". Añade al respecto que fue el juez quien desvió a la vía administrativa el caso, "y por ello pasó a la Consejería, que abrió una investigación interna por la cual se le preguntó a varios alumnos del IES La Caleta sobre lo sucedido. El asunto se intentó solucionar de esa forma".

Desde el sindicato CGT apoyan al docente y resumen lo ocurrido así: "El cartel llevaba varios años en un pasillo del centro. Hace algunos cursos la Delegación comunicó al profesorado que el obispado se había quejado y que en el centro no debía haber carteles que ofendieran las creencias religiosas. A esto se negó el profesor aduciendo razones de libertad de expresión y de ideas y considerando que el cartel con el lema 'Religión fuera de las aulas' no era ofensivo. El asunto quedó paralizado en aquellos momentos. Años después un nuevo director ha retirado de manera unilateral el cartel considerando ofensivo su contenido. Y el docente ha sido advertido con la apertura de expediente disciplinario".

Añaden además que el director tiene en su despacho imágenes de una santa y una virgen. "La consideración de espacio público tiene validez para todas las instalaciones del centro, sea un pasillo, un departamento o el despacho de un director. Ese espacio aún más si cabe, pues debe ser ejemplo de una enseñanza pública aconfesional", defienden desde CGT. Al respecto, Educación dice que esas imágenes denunciadas por el sindicato no se encuentran expuestas en ninguna dependencia pública del centro. Y recuerda que los armarios o cajones son espacios privados.

A todo esto, añadir que CGT ha iniciado una campaña de denuncia de actos religiosos en los centros públicos de la provincia y a favor del carácter laico de la educación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios