Detenido con 134 papelinas de cocaína tras una persecución por los tejados de Burguillos

  • Al percatarse de la presencia policial, el delincuente huyó y no dudó en hacerlo saltando de tejado en tejado, por lo que fue perseguido por los guardias civiles por tejados y azoteas.

Comentarios 3

La Guardia Civil de la Comandancia de Sevilla ha detenido a un hombre, A.B.P., vecino de Alcalá del Río y de 41 años, al que se le ha incautado 134 papelinas de cocaína tras ser perseguido por varios agentes por los tejados de una calle de la localidad sevillana de Burguillos.

Los hechos comenzaron cuando la Guardia Civil recibió un aviso de la Policía Local de Burguillos de que un delincuente peligroso, que cuenta con varias órdenes de búsqueda y captura, así como de ingreso en prisión, fue visto entrando en un domicilio, según ha informado la Guardia Civil en un comunicado.

Dada la peligrosidad del delincuente, dos agentes de Alcalá del Río, ambos fuera de servicio, se dirigieron al lugar e iniciaron un operativo en la calle donde se ha visto a esta persona. Apoyados por una patrulla de servicio de la Guardia Civil de Guillena y la Policía Local de Burguillos cerraron esta calle y las colindantes para proceder a la localización del delincuente.

Al percatarse de la presencia policial, el delincuente huyó y no dudó en hacerlo saltando de tejado en tejado, por lo que fue perseguido por los guardias civiles por tejados y azoteas, siempre apoyados por el resto de los componentes del operativo que realizaban un seguimiento visual desde la calle.

El delincuente se vio finalmente acorralado en la cornisa de una casa de la calle contigua y cayó al intentar escapar, por lo que fue detenido por agentes de la Policía Local y de la Guardia Civil que estaban en la calle, apoyados por los que estaban en la cornisa.

No obstante, el delincuente mostró gran agresividad e intentó zafarse en todo momento, por lo que fue necesaria la participación de todos los agentes presentes para inmovilizarlo, pese a que el detenido no paraba de agredir y empujar a los guardias, incluso con los grilletes puestos.

Finalmente, fue trasladado a dependencias policiales donde se le cacheó y se le encontró, ocultos en los calcetines, 134 papelinas de un polvo blanco que resulta ser cocaína, además de una navaja de grandes dimensiones en uno de los bolsillos y una cantidad de 297 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios