Denuncian la desaparición de un joven de 31 años de Lucena

  • El desaparecido, de 1,50 metros de altura, es rubio, con los ojos azules · Fue visto por última vez el viernes, cuando vestía un chándal gris de rayas negras y unas zapatillas de deporte

Comentarios 1

La familia del joven lucentino Jesús Burgos Curiel, de 31 años, ha denunciado su desaparición desde el viernes por la noche, una situación que ha sido puesta en conocimiento de los cuerpos de seguridad, que ha iniciado un amplio dispositivo de búsqueda. Jesús, de 1,50 metros de altura, es rubio, con los ojos azules y de complexión fuerte, está casado y sin hijos fue visto por última vez el viernes, cuando vestía un chándal gris de rayas negras y unas zapatillas de deporte.

La madre de Jesús, Dolores Curiel, ha explicado que su hijo salió de su domicilio para cobrar el salario mensual y que "cuando su mujer volvió a casa, ya no lo encontró allí y ya no ha vuelto a saber nada más de él". La familia afirma que es la primera vez que el joven falta de su residencia sin dar explicaciones y que en el momento de la desaparición "tal vez que se podía encontrar en un estado depresivo". La madre, quien ha reconocido que está "desesperada", lo único que desea es "tener noticias" de su hijo y que "ninguna de las pistas recibidas han dado sus frutos". La hermana, Josefa Burgos, ha añadido que Jesús es un joven "tímido e introvertido".

La desaparición de Jesús se ha hecho pública justo el día en el que se cumplen nueve jornadas de la desaparición de la aguilarense Ángeles Zurera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios