Condenado a 5 años un funcionario de Almería que cobró a magrebíes por documentos falsos

  • La Audiencia Provincial de Almería condena a más de 5 años de prisión a un funcionario del Ayuntamiento de Sorbas que emitió 250 certificados de empadronamiento cobrando por ellos hasta 1.500 euros

Comentarios 1

La Audiencia Provincial de Almería ha condenado a cinco años y cinco meses de prisión a Juan de Dios M.G., un funcionario del Ayuntamiento de Sorbas que entre los años 2000 y 2005 emitió alrededor de 250 certificados de empadronamiento fraudulentos a ciudadanos magrebíes a los que cobraba en contraprestación hasta 1.500 euros.

La sentencia de la Sección Segunda considera al empleado público, de 52 años, autor de un delito de falsedad en documento público y otro de cohecho  por el que le impone además una multa de 20 meses a razón de seis euros al día e inhabilitación especial por un periodo de seis años.

El tribunal condena, asimismo, a dos jóvenes de 29 y 27 años y nacionalidad marroquí, I.D. y A.O., quienes actuaron como contacto entre Juan de Dios M.G. y los potenciales clientes por lo que deberán cumplir una pena de dos años de prisión por cohecho y abonar una multa de ocho meses a razón de seis euros al día.

El funcionario, tal y como consta en el apartado de hechos probados, se aprovechó de su empleo al cargo del control de padrón de habitantes y la expedición de los correspondientes certificados para dar de alta a entre 200 y 300 inmigrantes de origen magrebí, que no vivian en Sorbas, y que consiguieron regularizar su situación en España con la obtención de permisos de trabajo y residencia.

Juan de Dios M.G., a quien en su domicilio la Guardia Civil intervino 26.500 euros en metálico provenientes del pago por los documentos fraudulentos, solía cobrar entre 800 y 1.500 euros, que se repartía con los otros dos acusados, encargados de la localización y traslado hasta el municipio de los estafados.

El fallo recoge que el funcionario llegó a falsificar la firma del alcalde, José Fernández (PP), y la del secretario del Ayuntamiento para dar apariencia de veracidad al fraude, por cuya comisión deberá además reponer el dinero a los únicos cinco testigos que durante la vista oral reconocieron haber adquirido los certificados.

Pese a que el condenado reconoció en el acto de juicio la comisión de ambos delitos, asunción que también realizó ante la Guardia Civil cuando fueron destapados los hechos, el tribunal no aplica la circunstancia atenuante de reparación del daño --por facilitar a los agentes el lugar en el que se hallaba el dinero obtenido de forma ilícita-- que pedía la defensa pero sí la analógica de confesión solicitada por el Ministerio Fiscal en su confesión.

La Sección Segunda absuelve a un cuatro acusado, M.A., de nacionalidad marroquí y 51 años, que actuó como taxista de sus compatriotas en al menos dos ocasiones pero sin tener conocimiento, según argumenta la sentencia, del objeto de los servicios realizados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios