soltando grillos

Ciudadanos hereda la cabra

  • El último Egopa, más que una encuesta donde salía reforzado el partido de Rivera, parecía un sondeo a pedir de boca del PSOE para tranquilizar a sus socios de investidura y mantener a su candidato

Imagen de Rosell Imagen de Rosell

Imagen de Rosell

Aunque no está acreditado, se atribuye a Alfonso Guerra una tesis que llegó a ser casi una realidad en la época dorada del PSOE: la denominada teoría de la cabra. Según este corolario, los socialistas eran capaces de ganar las elecciones aunque llevasen a uno de estos animales de cabeza de cartel. Y así fue durante muchos años. La ironía era tan gráfica como simple. Cuando un partido entra en un ciclo ganador, las siglas pesan más que los candidatos. Y da igual a quién presentes, porque la marca está por encima de las personas. Está por ver que va a ocurrir en las próximas elecciones -las municipales son las primeras que otean en el horizonte-, pero si hacemos caso a las encuestas se podría afirmar que Ciudadanos, en estos momentos, parece haber heredado la cabra del PSOE de los ochenta.

No hay encuesta ni sondeo que no atribuya al partido de Rivera unas expectativas electorales que ya la quisieran para las urnas. Si ahora mismo se celebrasen elecciones, dice la demoscopia que C's estaría pugnando por la victoria en España y arrancándoles votos al PP hasta en sus feudos más tradicionales. Ni que decir tiene que una cosa es lo que un ciudadano dice un día que va a hacer y otra, bien distinta, lo que hará llegado el día. O la diferencia que existe entre lo que dice en una encuesta y lo que se hace en una urna, pero ahí están los sondeos para advertir que C's, al menos en las encuestas, funciona con la teoría de la cabra. Con dos dirigentes políticos conocidos, Albert Rivera e Inés Arrimadas, barren en los sondeos, ya sea en comunidades autónomas o en ayuntamientos, sin que la mayoría de sus previsibles candidatos alcancen un 50% de conocimiento de los ciudadanos. Alguien dirá que esa es una de las razones de sus buenas expectativas, el hecho de que en la mayoría de los casos apenas se conozcan a sus candidatos.

En Andalucía, según el último sondeo del Egopa, la formación naranja arrebataría al Partido Popular el segundo puesto en las preferencias de los votantes y el líder de los naranjas, Juan Marín, aparece como uno de los dirigentes más valorados, a pesar de que sigue teniendo un grado de conocimiento por debajo de la media. Es el partido con más expectativas de voto directo, aunque no le llegue para arrebatar a los socialistas su supremacía en esta comunidad. Para el PSOE, un chollo. Apenas le resta votos y se lleva una buena tajada de los votantes del PP, por lo que más que una encuesta donde se favorecen las expectativas de Ciudadanos, la muestra del Egopa parecía un sondeo a pedir de boca de los socialistas para tranquilizar a sus actuales socios de investidura y que sigan adelante sin cambiar de candidato.

Según las encuestas, el partido liderado por Rivera está en un ciclo ganador. Aunque, según las urnas, sólo ha ganado en Cataluña y de poco le va a servir para poder formar Gobierno. De momento, barre en la demoscopia, que no es más que un estudio del comportamiento electoral a través de sondeos. Los que saben dicen que lo importante son las tendencias. Y en eso parece que van muy bien: hay una enorme tendencia del PP a desplomarse por inacción y una importante tendencia de C's a llevarse a muchos votantes populares cansados de un partido que lleva meses averiado.

En esta pugna por arrebatar votos al PP, los socialistas ni están ni se los espera. Ocurre en la mayoría de España y en menor medida en Andalucía, donde el discurso de Susana Díaz ha dejado menos resquicios a Ciudadanos para colarse por el centro político.

Lo que tienen los ciclos ganadores es su capacidad para la atracción. Lo estamos viendo ya, pero emergerá con más fuerza. Un partido con expectativas es un panel de rica miel al que miles de moscas acuden, por lo que empieza a producirse ya un trasvase de ex ediles del PP, e incluso del PSOE, con vistas a participar en las candidaturas de Ciudadanos en las próximas municipales, lo que incrementará la presencia de estas siglas en muchos pueblos y ciudades donde no se presentaran en 2015. Bajo la teoría de la cabra, todos parecen ser bienvenidos. Y hay incluso localidades, tradicionales feudos del PP, donde hasta los socialistas están trabajando para lograr que Ciudadanos presenten allí listas electorales. En la provincia de Málaga, hay varios ejemplos de ello.

Claro que, en todo este proceso, deberán estar atentos en el partido de Rivera, no le vayan a meter en sus candidaturas a gato por cabra. De las excelencias del gato candidato hay escasos antecedentes, no así de las cabras. En Estados Unidos, en la ciudad fronteriza de Lajitas en Texas, desde 1986 han sido alcaldes ya tres cabras. Todas con el rimbombante nombre de Henry Clay. Henry Clay I, II y III. Una poderosa dinastía de cabras alcaldes que llegaron al primer sillón municipal como auténticos animales políticos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios