juicio de los ere

Las defensas pasan al contrataque

  • La lectura de los escritos de defensa copa por completo la segunda sesión de la vista oral.

  • Las cuestiones previas se postergarán a la reanudación del juicio, prevista para el 9 de enero

Comentarios 11

Contraataque de las defensas en una segunda sesión del juicio que evocó el día de la marmota. Si en la primera sesión del juicio por el denominado "procedimiento específico" de los ERE la Fiscalía Anticorrupción y el PP reclamaron al tribunal que se diera lectura a sus escritos de conclusiones provisionales -una posibilidad que establece la ley, pero de la que no se suele hacer uso habitualmente-, las defensas han aprovechado el momento para darle un giro al desarrollo del juicio y anticipar al inicio de la vista oral lo que bien podrían ser sus escritos de informe final, una vez que acabe el juicio dentro de muchos meses.

Tomando la iniciativa de leer ellos mismos los escritos de defensa, poniéndole más garra y dándole más punch del que evidentemente puede ofrecer el secretario del tribunal -este profesional de la Justicia evidentemente realiza una lectura más aséptica y plana de los escritos porque, entre otras cosas, no se la juega como las defensas-, los letrados de los ex altos cargos han logrado monopolizar el contenido de estos primeros asaltos del duro combate que se va a plantear en este juicio.

Ninguna investigación se hizo tras la del Supremo sobre la malversación, alega Griñán

Durante más de cuatro horas y media estuvieron las defensas leyendo los escritos de conclusiones. La lectura de las conclusiones, que comenzó por parte del secretario del tribunal y luego siguió por parte de los propios abogados defensores, sirvió además para recordar por qué los ex presidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán y los otros ex altos cargos reclaman su absolución y que, en síntesis, radica en que ni conocieron ni podían conocer el fraude que se estaba produciendo con las ayudas públicas y, por supuesto, que tampoco recibieron las alertas adecuadas por parte de la Intervención General de la Junta avisando de un supuesto menoscabo de los fondos públicos.

Antes de que se iniciara la lectura del escrito presentado por Pablo Jiménez de Parga, que representa a Manuel Chaves, la abogada Encarnación Molino, que defiende al ex consejero de Innovación Francisco Vallejo, solicitó al tribunal que se diera lectura al escrito que presentó en su día la acusación particular de la Junta de Andalucía, que pidió el archivo de la causa con el argumento de que no hubo ninguna "trama criminal" para cometer el fraude de los ERE.

La letrada explicó que la lectura de ese escrito era imprescindible para que no "quedara incompleta" la visión de las acusaciones particulares sobre este juicio, pero el presidente del tribunal, el magistrado Juan Antonio Calle Peña, rechazó dicha lectura porque la Junta se "apartó" del procedimiento al no presentar cargos y pedir la absolución, por lo que "no procede" por tanto dar lectura al escrito.

A continuación, el secretario Rafael Castro comenzó la lectura de una parte del escrito del ex presidente Manuel Chaves, en el que su defensa alega que "ni conoció ni pudo conocer" el presunto fraude de los ERE porque "nadie le advirtió" y el interventor general de la Junta Manuel Gómez, también imputado, "no utilizó el mecanismo del informe de actuación".

Y al escrito de Chaves, siguió la del escrito del ex secretario general de Presupuestos Antonio Vicente Lozano y de José Antonio Griñán, ambos representados por José María Mohedano. Griñán alega que no se ha acreditado ninguna nueva investigación tras la realizada por el Tribunal Supremo para imputarle el delito de malversación por el que la Fiscalía Anticorrupción le reclama seis años de cárcel. Así, sostiene que no intervino en la tramitación de las ayudas ni conocía el uso irregular de los fondos públicos, y concluye que no hubo ninguna "conspiración" para perpetrar el fraude.

Para la defensa, los informes de la Intervención General alertando de las irregularidades "nunca se elevaron" a Griñán, ni el informe de cumplimiento de 2003 ni el informe adicional del año 2005. Las presuntas irregularidades no estuvieron ni en el Presupuesto, ni en las transferencias de financiación, ni en las modificaciones presupuestarias, sino, en el caso de existir, en la "concreta gestión del gasto del programa presupuestario 31L", la partida que el ex director general Javier Guerrero denominó como el fondo de reptiles.

La defensa de Griñán considera, finalmente, que la Fiscalía y los acusadores populares incluyen y repiten en sus escritos de conclusiones "errores garrafales", y añade que la cuantía del supuesto fraude, que el Ministerio Público cifra en 741,6 millones es incorrecta, reduciéndola a efectos meramente dialécticos a 80,8 millones. El letrado habla de 36,6 millones de ayudas sociolaborales (6,6 de intrusos y 30 de sobrecomisiones) y 44,2 millones de ayudas directas, lo que sumado arroja esa cifra de 80,8 millones.

El abogado Alfonso Martínez del Hoyo, que representa al ex consejero de Empleo Antonio Fernández, fue el primero que se ofreció a leer su escrito de defensa, lo que supuesto un alivio para el secretario del tribunal, que ya llevaba más de una hora leyendo sin parar. A este letrado le siguieron sus compañeros de la defensa, y así, por momentos, la sesión parecía evocar un concurso de Eurovisión, con cada abogado siendo llamado por el tribunal para dar lectura a su escrito de conclusiones, en representación de cada acusado.

Martínez del Hoyo invocó un auto de archivo de la juez Bolaños de las ayudas concedidas a Azucareras Reunidas de Jaén, una resolución que, sin embargo, fue revocada en abril pasado por la Audiencia de Sevilla, que ordenó que continuara la investigación. Ese auto de Bolaños consideraba que los hechos no revestían el carácter de delito ni apreciaba que la subvención concedida fuese "injusta", lo que podía haber marcado un antes y un después en la instrucción de las macrocausas, dado que podría haber abierto la vía para archivar muchas de las ayudas de los ERE en las que no hubiese intrusos. El abogado del ex consejero Antonio Fernández diferenció entre el "riesgo del menoscabo de fondos públicos" y el "real menoscabo de fondos públicos", del que nunca alertó la Intervención General de la Junta.

Después le tocó el turno al abogado Gonzalo Martínez-Fresneda, que representa al ex consejero de la Presidencia Gaspar Zarrías, quien asegura en su escrito de defensa que su comportamiento en los 13 años en los que estuvo en el cargo (1996-2009) "siempre se adecuó al contenido de la ley, de conformidad en todo momento con los informes presentados ante él".

El abogado Rafael Alcácer Guirao, que defiende a la ex consejera y ex ministra Magdalena Álvarez, también hizo uso de su derecho a leer parte de su escrito de conclusiones provisionales, en el que sostiene que no existen indicios para entender que "conociera que en la concesión de las ayudas pudieran estar dándose irregularidades".

Por su parte, el abogado Víctor Moreno Catena, en nombre de la ex consejera de Economía Carmen Martínez Aguayo, defendió que ha sido "enteramente ajena" y no ha participado "en modo alguno" en el mantenimiento del denominado "procedimiento específico", cuya existencia también niega.

La segunda sesión del juicio de los ERE se consumió por completo con la lectura de escritos de conclusiones provisionales, sin dar oportunidad a que la Fiscalía Anticorrupción y las acusaciones populares del PP y Manos Limpias presenten sus cuestiones previas. La defensa del ex consejero de Empleo José Antonio Viera fue la única que por el momento ha renunciado a la lectura de su escrito de defensa, dado que su escrito no entra en detalle a defender sus argumentos, sino que es de los conocidos como de trámite, mostrando su disconformidad con los cargos presentados por las acusaciones.

Quien tampoco podrá hablar es el abogado Fernando de Pablo, que representa a Javier Guerrero, puesto que ha sido la única defensa que no ha presentado escrito de conclusiones provisionales.

El juicio se reanudará hoy para que el resto de los defensores procedan a dar lectura, si lo desean y es previsible en la mayoría de los casos, de sus escritos de conclusiones provisionales. En teoría, quedan 12 abogados por hablar. Todo indica que las cuestiones previas no se plantearán hasta el 9 de enero, fecha en la que el tribunal reanudará la vista oral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios