La Cámara de Cuentas detecta "deficiencias" en el control interno de la oficina virtual tributaria de la Junta

  • El ente fiscalizador precisó que el importe estimado de las inversiones imputables a la puesta en marcha y posterior funcionamiento de esta oficina virtual ascienden a siete millones de euros

Comentarios 1

La Cámara de Cuentas de Andalucía detectó "deficiencias" en el control interno de la oficina virtual tributaria y de recaudación de la Consejería de Economía y Hacienda de la Junta.

En el informe de fiscalización de este organismo, al que tuvo acceso Europa Press, el ente fiscalizador apuntó además que la Dirección General de Sistemas de Información Económico-Financiera, con una relación de puestos de trabajo cubierta en un 38 por ciento, "tiene que recurrir a la contratación externa de personal", para cubrir las necesidades de personal informático de este centro gestor.

Asimismo, apuntó que presenta "deficiencias formales" la justificación de gastos relativos a las órdenes de encargo a la empresa pública Sociedad Andaluza para el Desarrollo de la Sociedad de la Información SAU, por importe de 4,01 millones de euros.

Precisó que el importe estimado de las inversiones imputables a la puesta en marcha y posterior funcionamiento de esta oficina virtual ascienden a siete millones de euros.

La Cámara de Cuentas precisó que esta oficina virtual se configura mediante la puesta a disposición de procedimientos y servicios electrónicos tributarios, junto con la implementación del registro telemático y la plataforma de pago telemática.

Agregó que el objetivo de este informe ha sido "determinar si la prestación de este servicio a través de la oficina virtual contribuye a la eficacia y eficiencia en la gestión de los recursos públicos".

Para ello, la fiscalización se ha centrado en la identificación de los costes imputables para la puesta en marcha y funcionamiento de esta oficina virtual, la evaluación de la prestación del servicio electrónico, el análisis de la planificación estratégica relativa a la administración electrónica en el campo de los tributos.

Entre otras conclusiones, la Cámara de Cuentas consideró que la accesibilidad de los discapacitados a la oficina virtual "debe ser mejorada, dando cumplimiento a las disposiciones previstas en la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información".

Destacó que el uso de la oficina virtual aumentó frente al modelo presencial, tanto en el número de documentos gestionados como en los importes liquidados e igualmente, el uso de la plataforma telemática de pagos ha aumentado su relevancia con respecto al pago presencial.

Además, el ente fiscalizador indicó que, a pesar de que las referencias a la oficina virtual en los distintos planes estratégicos de la Junta "son múltiples", apuntó que, sin embargo, "no se ha desarrollado un plan o proyecto estratégico en el ámbito propio de la administración electrónica tributaria de la Junta de Andalucía".

Falta de actualización de lso riesgos

En relación con los sistemas de información de la Consejería de Economía y Hacienda, la Cámara precisó que "no se ha producido una actualización y revisión de los riesgos inicialmente identificados en el primer semestre de 2005 ni tampoco se ha obtenido evidencia de la implementación de las recomendaciones urgentes y necesarias puestas de manifiesto aquel año".

Agregó que, en general, la gestión de la seguridad de los sistemas de información es "adecuada", aunque precisó que el 'Documento de seguridad de la Consejería de Economía y Hacienda' "no ha tenido modificaciones desde su ultima revisión en el ejercicio 2004 y tampoco hay constancia de la realización de los controles para la verificación del cumplimiento de las prácticas y medidas de seguridad previstas".

"Escasa periodicidad" de las auditorías

Destacó que la Consejería ha sido objeto de las pertinentes auditorías externas en materia de protección de datos, aunque recordó que "la Ley sobre protección de datos determina que las revisiones sean cada dos años y la última que consta es de diciembre de 2004".

Agregó que "la única revisión de las políticas de salvaguardia y restauración de los sistemas de información se realizó en noviembre de 2005".

Precisó que el plan de continuidad de negocio de la Consejería resulta "incompleto", pues "no se identifican las actividades críticas de la organización ni cuáles son los recursos que las soportan y además, no consta actualización del mismo ni informes de auditoría, revisión o seguimiento".

Aunque reconoció que la falta de actualización de algunos de los planes o la "escasa periodicidad" de las auditorías se suplen con los programas de detección de vulnerabilidades, la Cámara de Cuentas apuntó que la Dirección General de Sistemas de Información Económica-Financiera "no ha entregado ningún informe de resultado de estos programas, ni ha suministrado las pruebas de implementación o solución de las incidencias detectadas, por lo que no se ha podido comprobar la presencia y ejecución de los referidos programas de detección de vulnerabilidades".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios