El Ayuntamiento de Cádiz cambiará el nombre del estadio Carranza

  • La nueva denominación del recinto se decidirá por votación popular en un proceso de selección similar al del cartel del Carnaval

Imagen aérea del estadio Ramón de Carranza de Cádiz. Imagen aérea del estadio Ramón de Carranza de Cádiz.

Imagen aérea del estadio Ramón de Carranza de Cádiz. / d. s.

Comentarios 2

La decisión de retirar el nombre de la avenida Ramón de Carranza del callejero de Cádiz para sustituirlo por la avenida Cuatro de Diciembre, que va a ser aprobada hoy por el Pleno del Ayuntamiento tras llegar a un acuerdo entre Por Cádiz sí se puede, Ganar Cádiz en Común y PSOE, va a tener un efecto colateral con el resto de la simbología unida al ex alcalde de la capital gaditana. Entre ellas está el nombre del estadio de fútbol en donde el Cádiz CF juega sus partidos, que se inauguró en 1955. La lógica apuntaba que, al ser un edificio de propiedad municipal, se iba a producir este cambio para dar cumplimiento a la Ley de Memoria Histórica. Aunque el debate ya existía e, incluso, el equipo de Gobierno ya se había pronunciado sobre esta cuestión, el concejal de Memoria Democrática, Martín Vila, anunció ayer que se va a abrir un proceso participativo para decidir la nueva denominación. Esto llevaría a que una comisión depure, en primer lugar, las propuestas que se hagan antes de trasladarlo a una votación popular.

Aunque parezca una cuestión nimia, a diferencia de la citada vía, el cambio del nombre del recinto futbolero tiene una implicación diferente por la división entre lo sentimental -por la vinculación entre el Cádiz CF y su estadio- y lo puramente legal. Sin embargo, para el Ayuntamiento la balanza se decanta por lo que marca la normativa vigente, especialmente porque el actual equipo de Gobierno ha sido quien ha activado el proceso para la eliminación tanto del callejero como de los edificios públicos de todo elemento que recuerde a la dictadura franquista.

De momento, poco avanzó Vila sobre cómo se va a realizar este proceso. De hecho, su puesta en marcha depende de la elaboración de un catálogo de todos los elementos y calles que guardan relación con el golpe militar de 1936 y la posterior dictadura.

La única pista que dio Vila para conocer cómo puede ser este proceso participativo es el ejemplo que puso con el procedimiento para la elección del cartel anunciador del Carnaval de Cádiz de los años 2017 y 2018. En primer lugar, un jurado hizo la primera criba para, posteriormente, realizarse la designación por votación popular.

Con el objetivo de que se abra este procedimiento a "la afición amarilla", Vila sí puso los límites de lo que va a permitir el Ayuntamiento. El edil de Ganar Cádiz destacó que el estadio "no puede tener el nombre de nadie vinculado con el franquismo o con la exaltación de la represión, ni ningún nombre tampoco que suponga una vulneración de derechos o tenga connotación sexista o machista de cualquier tipo".

Incluso, Vila también cerró la posibilidad de que el recinto futbolero pase a llamarse sólo Estadio Carranza, tal y como se ha propuesto desde algún sector del cadismo para salvar la Ley de Memoria Histórica. Otra posibilidad es la propuesta del PSOE de la búsqueda de un patrocinador que pague una importante cantidad económica que serviría para financiar las actividades del Instituto Municipal del Deporte (IMD). Ante esto, el edil indicó que será "en el órgano rector del IMD donde se valore la idoneidad". También queda en el aire la continuidad de la denominación del Trofeo Carranza, sobre el que no se ha pronunciado el Gobierno local

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios