Aplazado el juicio por las mordidas en la Fundación Guadalquivir

El secretario de las Juventudes Socialistas de Córdoba, Cristian Menacho, sufrió ayer un ataque de ansiedad en la Audiencia Provincial que le impidió declarar sobre su presunta participación en el caso de las mordidas a la Fundación Guadalquivir. Menacho, responsable de una de las asociaciones salpicadas en el caso (Jóvenes Hacia el Futuro), tenía que prestar declaración ante el juez, después de que el lunes lo hicieran los dos trabajadores presentados como acusación particular.

El caso deriva, precisamente, de unas denuncias de trabajadores que consiguieron un contrato a través de la Fundación Guadalquivir, que a su vez recibía las ayudas por un programa de la Junta. Lo que se sabe hasta ahora es que, supuestamente, los responsables de la Fundación -cuya presidenta es la madre del propio Menacho, Ángeles Muñoz- obligaban a estos empleados a entregar parte de su sueldo en metálico a cambio de trabajar dos horas menos. Lo que no se sabe es dónde iba a parar ese dinero que la organización se quedaba.

En estos momentos hay dos causas abiertas: la de la acusación de los dos trabajadores que se dirige hacia la asociación presidida por Menacho y otra más, en este caso, interpuesta por Podemos que engloba a toda la Fundación y a una posible financiación ilegal de partidos. Y es que, sobre esto, cabe añadir que la organización presidida por Ángeles Muñoz era afín al PSOE y en numerosas ocasiones se les pudo ver rodeado de dirigentes socialistas de la provincia, e incluso de Susana Díaz o Pedro Sánchez en algunos mítines. Por ello, Podemos entiende que el dinero que se quitaba de los salarios podría haber ido a parar a las arcas del partido.

En cualquier caso, la causa por la que tenía que declarar Menacho ayer se dirigía únicamente hacia Jóvenes Hacia el Futuro. El aún responsable de las Juventudes Socialistas llegó tranquilo, pero se marchó preso de los nervios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios