Andalucía ha limpiado su nombre en Fruit Logistica

  • El objetivo de firmas y administraciones ha sido común: restablecer la confianza perdida a raíz de la 'E.coli' · Aguilera ha exigido la revisión del procolo de alertas.

Comentarios 1

Tras la crisis alimentaria surgida el pasado mes de mayo de 2011, el sector agroalimentario andaluz ha viajado hasta la feria internacional Fruit Logistica dispuesto a limpiar su nombre y a despejar cualquier atisbo de duda en referencia a la calidad de sus producciones y al buen hacer de sus agricultores. La labor de la Consejería de Agricultura y Pesca ha ido en el mismo sentido. La propia titular del ramo, Clara Aguilera, puso los puntos sobre las 'íes' en el foro Krisen richtig managen ('La Gestión adecuada de la crisis') organizado por la revista Fruchthandel Magazin. Durante su intervención Aguilera manifestó la necesidad de revisar el actual sistema de alertas y gestión de crisis a nivel Comunitario. De este sistema depende no solo la seguridad sanitaria de los consumidores, sino también el devenir de las empresas, y es que el desconcierto y el miedo creado tras la alerta del RASFF (Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos)contra el pepino procedente de Almería y Málaga provocó un descalabro no solo en el mercado regional, sino también en otras variedades hortofrutícolas a nivel nacional.

Posteriormente se encontró la causa de esa alarma fuera pero recuperar la buena imagen de la agricultura andaluza ha costado y, además, se han perdido toneladas de producto sin necesidad alguna.

Como bien señaló Aguilera, la inadecuada gestión de una crisis puede generar graves consencuencias en la reputación de los productores afectados y, por este motivo, "es indispensable que se lleven a cabo mejoras en el sistema para permitir un correcto uso de la información, garantizando la seguridad del consumidor y del productor".

La Unión Europea (UE) cuenta con una de las normativas más estrictas en seguridad alimentaria y su poder de reacción a través del  RASFF es verdaderamente rápido. Basta cualquier mínimo indicio de que algo no cumple con los requisitos para activiar la alerta. En el foro la consejera pidió que, antes de comunicar cualquier alerta, se "evaluen los riesgos" que conlleva esta acción y que se genere un protocolo de actuación para evitar que vuelva a cundir el pánico implicando a las personas equivocadas. Una de las premisas que sugiere la consejera es la de imposibilitar la activación de una alerta sin probar antes de dónde procede realmente el foco de la causa. El principio de cautela no basta, y además debe vigilarse que las alertas "no sirvan para beneficio de intereses privados".

Una última recomendación sería la de conservar siempre varias muestras del laboratorio en los controles de calidad, tanto en los oficiales como en los propios, para así poder llevar a cabo contra-análisis en el ejercicio de defensa de una determinada empresa.

Tras la crisis de la E. coli Aguilera considera que la agricultura regional "ha salido fortalecida reforzando aún más sus valores: máxima calidad, seguridad, control y protección del medio ambiente". No obstante, las consecuencias económicas se han dejado notar y las compensaciones económicas aportadas por la UE han sido insuficientes. Se otorgaron 33 millones de euros en total sin incluirse los daños ocasionados a otros productos hortofrutícolas nacionales que, de forma indirecta, se vieron envueltos en una crisis en la que Andalucía no tenía nada que ver.  

Comercialización: La venta de hortofrutícolas en la región supone el 40% de la balanza comercial nacional con casi 3.000 millones de euros en 2010 y en torno al 50% del total de las exportaciones agroalimentarias.

Producción: El peso de la producción de fruta y verdura andaluza se traduce en el 34% del total nacional con unos 7 millones de toneladas en más de 400.000 hectáreas de cultivo. El 76% son hortalizas bajo abrigo.

Política Agrícola: La consejera ha propuesto que la futura PAC contemple un mecanismo de gestión de retira da ante crisis graves y que la CE complete las ayudas nacionales. Además insta a adaptar las normas de competencia para que las organizaciones tengan más peso.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios