La claves para la toma de sonido en un seminario

  • El sonidista Carlos Bonmatí explicó a los asistentes cómo influye el audio de una película en el resultado final. La clase del ingeniero destacó por su papel práctico

El sonido de una película es fundamental para que la calidad se vea patente. Uno de los más importantes ingenieros de sonido de innumerables películas españolas, Carlos Bonmatí, ofreció un seminario ayer en el Isntituto de Estudios Almerienses donde las plazas estaban totalmente llenas.

El director de Almería en corto, Óscar de Julián, fue el encargado de presentar al laureado sonidista: "Ha trabajado en multitud de películas de los años 80. Es un genio del micro".

Además, Óscar de Julián enumeró alguno de sus logros y trabajos. Bonmatí ha formado parte del equipo de seis películas cuyo sonido ha sido premiado con el Goya, y una de ellas como jefe absoluto: Obaba. Es el sonidista habitual de Montxo Armendáriz y Emilio Martínez-Lázaro y ha trabado en largos como Todos a la cárcel, Airbag, Familia, La pasión turca, Incautos, Después de tantos años, Madregilda, Volaverunt, ¡Ay, Carmela!... El director de Almería en corto también destacó la importancia de un buen audio: "Un mal sonido puede matar una buena imagen".

Bonmatí comenzó su seminario, La toma de sonido, con una práctica. Cogió un pie de micro e invitó a los asistentes a que le ayudaran a poner unas marcas para ver como se enfocaba el sonido en la habitación. Su propósito principal es ver "cómo mejorar hacer la grabación y cómo mejorar la toma de sonido".

El sonidista comenzó con la explicación de la importancia de este elemento en una película: "Tenemos que comprender que sonido le va bien a la imagen y hay que ver todo lo que tiene que ver con ella".

El objetivo de la celebración de este seminario, de índole fundamentalmente práctica, y a cargo de uno de los grandes nombres del sonido del país, sirva para que los nuevos cineastas se enfrenten satisfactoriamente a los problemas que presenta la grabación de audio en rodaje, y para que tomen conciencia de su importancia suprema, no sólo a nivel técnico sino también, y esto es primordial, estético.

Uno de los aspectos más descuidados a la hora de rodar los primeros cortometrajes es la toma de sonido directo, muchas veces considerado un simple elemento secundario de la grabación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios