josé maría losantos. presidente del cr de la denominación de origen pasas de málaga

"La distinción de la ONU revela el éxito de la colaboración"

  • La FAO ha declarado a la Denominación de Origen Pasas de Málaga como Sistema Importante del Patrimonio Agrícola Mundial (Sipam)

Losantos asegura que esta distinción va a dar más visibilidad a la Axarquía. Losantos asegura que esta distinción va a dar más visibilidad a la Axarquía.

Losantos asegura que esta distinción va a dar más visibilidad a la Axarquía. / archivo

El comité científico de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agroindustria (FAO) ha declarado la uva pasa moscatel de Málaga como SistemaS ImportanteS del Patrimonio Agrícola Mundial (Sipam), un reconocimiento que ha llenado de satisfacción al Consejo Regulador y a toda la Denominación de Origen Pasas de Málaga, como explica en esta entrevista su presidente. La comercialización de la uva pasa constituye una contribución indispensable para unas 2.000 economías familiares en localidades como Almáchar, El Borge, Iznate, Moclinejo, Cútar, Cómpeta y Sayalonga.

-Lo primero es felicitarle por el reconocimiento que han obtenido de la FAO. ¿Qué significa esta distinción para la Denominación de Origen y para los agricultores?

La producción de pasas de Málaga se fundamenta en un proceso ancestral de gran valor

-Para el Consejo es un orgullo, pero más importante es que se reconozca a nuestros paseros el trabajo y la tradición ancestral del sistema de elaboración de nuestras pasas, único en el mundo y que caracteriza a nuestro territorio.

-¿Qué volumen de producción y de facturación tiene la DO?

-La campaña 2016/2017 la producción fue de aproximadamente 4 millones de kilos, de los que el 70% corresponden a uvas blancas y el 30% a tintas. La facturación la estimamos en unos 18 millones de euros.

-¿Han sentido el respaldo del Ministerio de Agricultura a la hora de optar a esta calificación como Sistema Importante del Patrimonio Agrícola Mundial (Sipam)?

-Por supuesto, creo que todos hemos entendido el valor de nuestro patrimonio y, por consiguiente, su defensa.

-¿Y cómo se consigue ser un Sipam?

-Es un proceso largo. En primer lugar, todos los agentes implicados en el territorio se han de poner de acuerdo para avanzar en la consecución del Sipam. En Málaga la idea surgió desde la Asociación Moscatel de Almáchar y pronto nos pusimos manos a la obra todas las instituciones y personas relacionadas con el mundo de la pasa: Mesa de la Pasa, Ayuntamientos, Mancomunidad, Diputación, Consejo Regulador y Consejería de Agricultura y Pesca, quien a través de su Agencia Agapa desarrolló y dio forma al proyecto, tras numerosas reuniones con el sector. Un claro ejemplo de éxito en colaboración.

"Tenemos que valorar el paisaje como un patrimonio que debemos cuidar en todas sus facetas"

-¿Qué aporta a su entorno la forma de producir de la DO Pasas de Málaga?

-La producción de la pasa en Málaga se fundamenta en un proceso ancestral de gran valor, como lo acredita este reconocimiento. Pero lo que verdaderamente configura esta producción es el paisaje y con él la forma de vida de sus habitantes, que son quienes lo mantienen y le dan sostenibilidad. Tenemos que empezar a valorar al paisaje como un patrimonio que debemos cuidar en todas sus facetas: la estética, la medioambiental, la productiva, la humana, etc.

-El reconocimiento como Sipam de la DO Pasas de Málaga ¿puede frenar el crecimiento del sector?

-Creemos que todo lo contrario. El Sipam es un reconocimiento que va a posicionar a la Axarquía y a la pasa, les va a dar visibilidad, y la visibilidad va a potenciar el interés por el producto, por otra parte, de una calidad excepcional, y por el territorio. Además, el listado Sipam de la FAO es en el ámbito agrario equivalente al listado del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, del que nadie duda de su valor estratégico.

-¿Desde cuándo están luchando para conseguir esta distinción?

-Han sido prácticamente dos años de trabajo por parte de todos. Aquí hay que destacar el papel fundamental que ha desarrollado el equipo técnico de Agapa, que supo interpretar perfectamente las exigencias de la FAO y como proyectar nuestra realidad.

-¿Cómo se conjuga el respeto a las tradiciones con la aplicación de los nuevos avances tecnológicos?

-La FAO, al incluir las pasas en el listado Sipam, valora el sistema que hace posible su producción, es decir, lo evalúa como un sistema evolutivo, no estático. El Sipam se ha concedido, desde luego, por lo que es en sí el sistema pasas, pero también porque se ha presentado un plan de acción para su sostenibilidad, y la sostenibilidad, entre otras, cosas exige mejoras tecnológicas. Hemos de tener en cuenta que en el entorno Sipam viven personas, que son los que lo mantienen, y que han tener recursos para no verse obligados a emigrar a otras zonas. Tienen que tener oportunidades en su pueblo y en el mundo rural. El plan de acción presentado propone mejoras tecnológicas para la producción y otras acciones innovadoras asociadas a diferentes disciplinas como el turismo, la formación, etc. El Sipam será gestionado en el futuro por un órgano de gestión que desarrollará este plan.

-¿Cuáles son las líneas básicas de ese plan?

-El Plan tiene cuatro líneas de acción. Una de ellas es fomentar la colaboración médica para destacar el valor alimenticio y saludable de nuestras pasas; en segundo lugar colaborar con el Instituto Europeo de la Alimentación Mediterránea (Iamed), para destacar el valor de la pasa como producto de la alimentación mediterránea; una tercera línea será la investigación de la influencia del cambio climático en la producción, y una cuarta relativa al intercambio de experiencias con otros territorios que produzcan moscatel. Por supuesto, el documento está abierto a otras líneas de acción.

-Además del reconocimiento, ¿la calificación de la FAO tiene algún beneficio económico directo para el sector, en modo de premio o ayudas?

-El reconocimiento no implica ninguna ayuda per se. No cabe duda que ahora lo más importante es que se hable de la pasa y la forma de elaborarla, única y de un valor incuestionable. El desarrollo del Plan de acción, sin embargo, sí puede ser el cauce para buscar recursos para mejorar determinados aspectos asociados a la producción y al medio, todo ello sin contar con el efecto llamada que este tipo de nombramientos generan en lo que se refiere a la actividad turística y gastronómica.

-¿Cómo espera que le repercuta el nuevo marco de la PAC que se está debatiendo ahora?

-En lo que respecta a los retos y objetivos genéricos de la PAC, basados en el equilibrio y desarrollo territorial, el medio ambiente, cambio climático y gestión de los recursos naturales, así como la seguridad alimentaria y la producción alimentaria viable, la PAC no debería más que favorecer a nuestro sector. Después habrá que ver como se implementan las ayudas directas, la gestión de los mercados y el desarrollo rural.

-¿Qué necesidades tiene el sector?

-Creo que es necesario un adecuado desarrollo de marca para que los agricultores puedan tener una remuneración justa a su gran trabajo. Y mucho apoyo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios